Jueves 19 de noviembre de 2020

¿Qué es el corrimiento en la vid?

En esta nota vamos a tratar uno de los inconvenientes más comunes que pueden suceder en los viñedos, y que por su culpa puede mermar considerablemente la cantidad de uva a cosechar. Qué es, que perjuicios acarrea, y cómo se puede evitar el corrimiento en la vid.

Influencia de vientos fuertes en el viñedo

El corrimiento disminuye considerablemente el potencial productivo. Se define como la caída accidental de ovarios fecundados y bayas jóvenes. El fenómeno de corrimiento de la flor se produce cuando las tasas de fecundación y cuajado de las bayas son bajas. Cuando el cuajado se produce en un pequeño porcentaje, a causa de una floración y fecundación deficientes, la merma de la cosecha puede ser muy elevada.

Se denomina cuajado a la transformación del ovario en fruto, y se completa en dos o tres semanas después de la floración. El número de bayas siempre resulta inferior al de las flores del racimo, ya que pueden caer flores no fecundadas. Cuando el número de bayas cuajadas es anormalmente bajo, por caída excesiva, se dice que ha ocurrido un corrimiento, siendo un desorden netamente fisiológico que se caracteriza por una involución del racimo o inflorescencia en la fase de racimo visible, hacia una estructura parecida a un sarcillo.

Los factores que favorecen el corrimiento son muy variados, como por ejemplo: temperaturas por debajo de los 10 ó 12 grados de media, e incluso si se producen en períodos prolongados antes de la floración; las precipitaciones en la floración, ya que provocan una mala germinación del polen y, con ausencia de viento, pues este favorece el secado de las flores y el desprendimiento de los órganos florales.

También, ciertas variedades con tendencia al corrimiento como garnacha, merlot y petit verdot; la velocidad de crecimiento de la variedad; insuficiencia de la fotosíntesis por causas climáticas o patológicas; exceso de nitrógeno; carencia de elementos esenciales como el fósforo, el hierro y el boro; exceso de vigor por poda en verde muy tardía o precoz; sombreado defectuoso y espalderas inadecuadas.

En cuanto a las posibles medidas que se pueden llegar a adoptar para prevenir o limitar el corrimiento, podemos citar: evitar suelos muy fértiles; evitar tanto la baja como la excesiva densidad de plantación; evitar patrones vigorosos; controlar la masa foliar que genera sombreamiento de cargadores y yemas, y diferenciación de racimos; poda tardía para al retrasarse el momento de la brotación, lo que también desplaza la fase de la floración a una época con mejores temperaturas y menores precipitaciones.

Además, aplicar abono específico antes de la floración; garantizar un buen equilibrio nutricional; en el momento de la floración y el cuajado dejar el suelo libre de hierba o recientemente segada; y análisis de fertilidad de yemas. “Al ser un proceso fisiológico que se gatilla en la temporada anterior, es completamente crítico que las medidas de prevención se comiencen a ejecutar en la fase de inicio de envero de esta temporada en curso, para prevenir cualquier elemento que puede repetir el corrimiento la próxima temporada”.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.