Sábado 31 de agosto de 2013

Los vinos del Fin del Mundo

La bodega pionera de San Patricio del Chañar, Del Fin del Mundo, presentó parte de su atractivo porfolio en nuestra ciudad. En esta oportunidad, la cita fue en la cava de la vinoteca Freixa y Vinos, donde Federico Ibarra (Marcas al Sur) y Juan José Larrondo (Responsable de Marketing en Patagonia de la bodega) organizaron una muy linda degustación en la cual se pudieron catar ejemplares de primer nivel, quedando demostrado que la calidad de los vinos patagónicos continúa en ascenso.

Juan José explicó que en la actualidad, el 50 % de los vinos que se venden en el mercado provenientes de la Patagonia, pertenecen a Del Fin del Mundo, lo que habla de la importancia de la empresa para la región. La bodega realizó sus primeras plantaciones en el año 1999, momento en el cual se fundamentó el nacimiento de la zona de San Patricio del Chañar (Neuquén) como un nuevo y fuerte polo vitivinícola del país.

"Las virtudes que muchos viñedos de Mendoza y Salta poseen por la altitud, nosotros las poseemos por la latitud" comentó Juan José. "Entre esas cualidades podemos nombrar la gran amplitud térmica (que llega a una diferencia de 22 grados entre el día y la noche), que permite que la planta fotosintetice de día y descanse de noche, fijando y concentrando en las bayas todos los compuestos. Además, el constante viento de la zona permite el engrosamiento de las capas de piel de la uva, que ésta produce como una defensa natural".

Esto trae aparejado un incremento en los niveles de materia colorante, en el potencial aromático, y en la complejidad del vino. Por otra parte, la bajísima humedad de la zona conjugada con esas permanentes brisas, aportan una notable sanidad al viñedo, gracias a la cual no se utilizan pesticidas ni agroquímicos, haciendo que "el terruño sea (aunque no esté aún certificado) orgánico en virtud de las condiciones que lo rodean."

Una vez que se comenzaron a degustar los vinos, primero fue el turno del Extra Brut del Fin del Mundo: un excelente espumante elaborado con el tradicional método champenoise (con la segunda fermentación en botella), compuesto en un 80 % por Pinot Noir y en un 20 % por Chardonnay. Juan José lo definió como "un gran espumante que posee burbujas muy finas y constantes, con aromas a frutos secos y pan tostado, de color 'piel de cebolla', y con una boca donde se exaltan los frutos rojos y la miel". El valor al público es de $ 104.

Luego se continuó con el Reserva del Fin del Mundo Merlot 2011, un tinto emblema de la Patagonia, que reposó 12 meses en barricas de roble francés (70 %) y americano (30 %), que para nada tapan la fruta. Juan José describió este vino con "un color rojo cereza y reflejos rubí, aromas que recuerdan a la mermelada, el caramelo y la fruta cocida, junto a una boca de fruta negra y roja, caramelo y chocolate". Valor al público $ 96. Excelente relación precio-calidad.

Por último, se presentó el FIN Single Vineyard Cabernet Franc 2009. Una delicia que posee 18 meses de paso por barricas francesas y americanas. Untuoso, mantecoso, pleno. Es un producto que llena la boca por completo. Obtenido de vides con muy bajos rendimientos. Un señor vino, proveniente de una cepa muy elegante, donde la madera complementa la carga frutal, sin opacarla. El valor al público de este néctar es de $ 192.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.