Martes 30 de diciembre de 2014

Primer vino gran reserva de la localidad cordobesa Colonia Caroya

Productores vitivinícolas de la zona presentan Patente X, vino de alta gamma y primer gran reserva.

El vino caroyense es un producto del cual quedó un mal concepto en un rubro tan competitivo como el enológico.

En efecto, en otras provincias existe la creencia de que se trata de una bebida de baja calidad.

La reconversión vitivinícola cambió el paradigma y los productores se animaron a buscar excelencia.

Por el simple y desafiante gusto de demostrar que en las fincas caroyenses se puede lograr, dos productores se asociaron para hacer el primer Gran Reserva, un vino de alta gama que demandó 32 meses de trabajo para lograr sólo mil botellas.

Danilo Fantini y Jorge Silvestri, con el asesoramiento de la Ing. Agr. Daniela Mansilla y el enólogo Gabriel Campana, emprendieron el camino.

Comenzaron con la poda de la temporada 2011, preparando los viñedos para la cosecha del año siguiente. En ese período intercam- biaron experiencias con técnicos de Mendoza y el INTA.

Desde la planta, la calidad suprema comienza a desarrollarse, quizá, con métodos que algunos no aceptarían, como la eliminación de racimos para que otros tengan la concentración necesaria para hacer un producto de alta gama.

También se adquirieron cuatro barricas de roble, importadas de Francia, cotizadas en euros y que se pueden usar en dos guardas.

Aún sabiendo que no iban a recuperar la inversión, Danilo, “Coco”, Daniela y “Gabi” siguieron con el proyecto.

“Este vino es una síntesis de un trabajo de un grupo de amigos; es un sueño que reúne varias condiciones que expresan un resultado de buen trabajo en el viñedo, un cuidado distinto y un buen manejo de bodega”, indicó la Ing. Agr. Mansilla.

Para el joven enólogo caroyense, “es un orgullo hacer, por primera vez, un vino Gran Reserva con uvas caroyenses”.

Esta denominación es para los productos que superan los 24 meses de guarda. En este caso, los casi mil litros estuvieron 18 meses en las barricas francesas.

Pasión y esfuerzo colectivo.

El producto final es un Cabernet-Merlot cosecha 2012, presentado con una etiqueta moderna, colorida y con un nombre que realza el sentimiento cordobés por sobre el caroyense: “Patente X”, como las viejas chapas que identificaban a los vehículos que eran de Córdoba.

Mientras este vino se estaba barricando, una muestra enviada a la Cata de Vinos de San Juan logró una Medalla de Plata. “Era utópico pensar en esto por tantos prejuicios que había; cambiamos la imagen, tenemos una excelente zona, hay conocimiento, gente, materia prima y tradición”, enumeró Campana.

En tanto, Jorge Silvestri -productor de vinos artesanales “Don Coco”- destacó que el vino de alta gama fue “más un desafío que un negocio”.

“Nos dimos el gusto de lograr un gran vino; en ningún momento se nos pasó por la cabeza la parte económica; sabemos que no vamos a recuperar inversión, pero nos agrada ver esta botella terminada después de tres años de trabajo; es el resultado de nuestra pasión”, mencionó.

Danilo Fantini aseguró que “tiene la impronta de ser un esfuerzo colectivo en el que se puso por delante la calidad de lo que se puede hacer en la Colonia”.

“Patente X” sale al mercado con una partida reducida de mil botellas que solamente se comercializará a través del contacto directo con los autores.

La botella cuesta 150 pesos.

Fuente: El Despertador

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.