Martes 25 de noviembre de 2014

Es necesario producir el doble para mantener una finca de 15 hectáreas

Los datos surgen de un informe del Observatorio de Economías Regionales de Acovi. En tanto, el poder adquisitivo de los productores medido en vino como moneda de cambio sigue cayendo.

El precio del vino está estancado y la situación de los productores continúa deteriorándose. Así lo sigue mostrando el informe de “Costos de producción: punto de equilibrio y costos laborales” del Observatorio de Economías Regionales de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentina (Acovi).

El reporte indica que un productor pierde mensualmente 26.058 pesos con los actuales precios del vino. El estudio toma como base un productor propietario de una finca de 15 hectáreas conducida en parral sin tela antigranizo, con una producción de 200 quintales por hectárea y el precio del vino blanco escurrido pagado a $ 2,02 por litro.

Sobre este escenario base el informe sostiene que el ingreso total anual es de $ 298.914. En tanto los costos totales sin amortización después de los impuestos son de $ 611.605, mientras que si se toman en cuenta las amortizaciones son de $ 644.978. Por lo tanto, en un año el ingreso neto de un productor sin amortizaciones y después de los impuestos es de 312.691 pesos, lo que se traduce en una pérdida mensual de 26.058 pesos.

Desde Acovi sostienen que para cubrir costos sin amortizaciones es necesario producir el doble. Es decir, unos 409 quintales en 15 hectáreas o vender el litro de vino a $ 4,13 por litro.

Poder adquisitivo en baja

A esta situación se suma que durante el mes de octubre fue necesario emplear más litros de vino para pagar los mismos servicios o adquirir insumos, según plantea el reporte del poder adquisitivo del vino de Acovi.

“En 2014, son necesarios 14,56 litros de vino tinto o 16,32 de blanco para comprar un litro de herbicida (glifosato), mientras que en octubre de 2013 se requería de 8,41 o 9,66, respectivamente”, sostiene el informe, lo que significa que solo en este producto se necesita emplear 42% más de vino para su compra.

Acovi indica en su informe que para pagar el mes pasado el trabajo de un obrero común en un viña con 9 a 12 años de antigüedad, fueron necesarios 2.660,82 litros de vino tinto o 2.982,53 de blanco mientras que en el mismo mes de 2013 se necesitaron 2.424,87 o 2.784,89 litros, respectivamente.

Las cuentas siguen en negativo si se tiene presente que para un 1 kilo de fertilizante (urea) el mes pasado fueron necesarios 2,30 litros de vino tinto o 2,57 de blanco para adquirirlo, en tanto el año pasado solo se requirió de 1,10 ó 1,26 litros, respectivamente.

Capitalizarse cada vez está más lejos para los productores, quienes este año para comprar un tractor nuevo necesitan 150.075,79 litros de vino tinto y 168.220,79 litros de blanco, mientras en 2013 era preciso 114.591,66 o 131.605,34, respectivamente.

En cuanto al combustible, un ítem necesario para el funcionamiento de una finca, en octubre de 2014, con el valor de 3,95 litros de vino tinto o 4,43 de vino blanco, se podía comprar un litro de gas-oil, mientras que en el mismo mes de 2013 se requería de 2,80 de tinto ó 3,21 de blanco.

Para Hilda Wilhelm, presidente de Coviar, la situación de los productores empeora. “Al no tener aumento el precio de nuestro producto que es el vino, y con los aumentos en los costos y los insumos se hace evidente un deterioro sobre nuestros ingresos”.

Para bajar la presión de los stocks vínicos desde el gobierno de Mendoza aseguraron que ya está en marcha el plan para quienes quieran destilar sus vinos y cobrar una compensación de hasta 1,50 por litro de blanco destilado.

“Ya estamos trabajando en el tema de la destilación. De hecho tenemos a la primera empresa que está dispuesta a comprar y estamos trabajando en eso. Además también seguimos trabajando con el operativo de compra de vino que dispuso el Gobernador”, comentó el subsecretario de Industria y Tecnología de Mendoza, Martín Hinojosa.

Stocks y la próxima cosecha

A las puertas de una nueva temporada y con existencias de 16.380.729 hectolitros y un carry over de mosto que podría rondar entre 50 y 70 mil toneladas de concentrado, ya se está tratando de dar señales al mercado sobre posibles acciones que sirvan para mejorar la situación.

Desde hace un tiempo se viene hablando que este año la herramienta del acuerdo Mendoza - San Juan tendrá definitivamente un porcentaje con una alta pauta diversificadora.

En este sentido, el ministro de Agroindustria de San Juan, Marcelo Alós, sostuvo que “hay que destinar la cantidad de mosto suficiente para mantener los equilibrios. Una alternativa para ello que estamos evaluando es que las uvas comunes, mediante algún mecanismo, sean efectivamente destinadas a producir mosto, porque los vinos que se producen a partir de esas uvas son los que terminan generando excedentes; los vinos varietales son más fáciles de colocar. Hoy estamos pensando en mecanismos entre distintas variables, ya que de esa forma podríamos hablar de que efectivamente el 30% de las uvas de toda la Argentina sean destinadas a mosto”.

Por su parte, el presidente de Instituto Nacional de Vitivinicultura, Guillermo García, indicó sobre el acuerdo Mendoza - San Juan que “si se tiene que revisar el decreto se tiene que hacer un trabajo previo, en donde se realicen las reuniones correspondientes y las decisiones dependerán de los gobiernos provinciales. También hay que esperar a tener los datos de cómo viene la nueva cosecha”.

En tanto, Hinojosa, señaló que “estamos trabajando siempre en la implementación del decreto y todos los años se hace una revisión en función de lo que es necesario para fijar el cupo de mostos y de lo que nos pide el Gobernador, así definimos cuáles son los puntos donde poner énfasis”.

Fuente: Diario Los Andes

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.