Viernes 04 de mayo de 2012

Beneficios del vino para la salud: la explicación de la "paradoja francesa"

Posiblemente Usted haya escuchado más de una vez la recomendación de tomar una copa de vino en las comidas, preferentemente tinto, porque, más allá de complementar el disfrute de una cena o almuerzo y alegrar el espíritu, tiene beneficios para la salud. En esta oportunidad le vamos a contar si esa última afirmación es cierta, que estudios hay al respecto, y le presentamos la molécula que está revolucionando a la ciencia anti-edad.

A principios de la década de 1990 la Organización Mundial de la Salud realizó un experimento en forma conjunta en América del Norte y Europa, puntualmente en Estados Unidos y Francia. Se estudiaron dos grupos de personas, uno de cada país, compuestos de forma muy similar en edad, sexo, profesión y nivel cultural. Lo que se intentaba detectar era la razón por la cual los franceses tenían una tasa tan baja de mortalidad por accidentes cardiovasculares en comparación al resto del mundo, más aún teniendo en cuenta las grasas y salsas saturadas que incluye su dieta.

Los resultados dieron como responsables de ese fenómeno el consumo de pescado, aceite de oliva, y fundamentalmente vino tinto. Este estudio se conoció con el nombre de "paradoja francesa", y a partir de él se desató una carrera científica para establecer puntualmente que compuesto del vino era el causante de exactamente qué beneficios. Y la atención comenzó a centrarse en una molécula que había sido descubierta y aislada por primera vez en 1940: el Resveratrol.

Dicha molécula es una fitoalexina, y forma parte de los famosos polifenoles del vino tinto, que son un grupo de sustancias químicas que se producen naturalmente en los hollejos de las uvas y luego son transferidas al vino en el proceso de la maceración, donde dentro de los tanques o cubas de fermentación los compuestos sólidos de las uvas (hollejos, semillas, rospones) se encuentran en contacto con el líquido resultante de la pulpa de éste fruto, produciéndose la cesión de compuestos.

Entre los prestigiosos centros que se dedicaron a estudiar este fenómeno se encuentran ejemplos de tamaña magnitud como la Escuela de Medicina de la Universidad de California, la New York University, la Facultad de Medicina de Harvard, el Instituto de Tecnología de Massachusetts, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid y la Universidad John Hopkins, por citar algunos.

Como suele suceder en estos casos, la investigación fue de menor a mayor en cuanto al tamaño de organismos vivos: se comenzó con levaduras y gusanos, luego moscas, peces, ratones, cerdos, y finalmente humanos. En todos los casos se tomaba un muestreo de dos grupos, uno de los cuales era sometido a la acción del Resveratrol en dosis variables y el otro era mantenido en su estado de vida natural. Y los resultados fueron (y siguen siendo) sorprendentes, superando toda predicción.

Se descubrió que el Resveratrol es un poderoso antioxidante, de los más fuertes hasta ahora conocidos, ya que posee una alta capacidad de inhibir los radicales libres, impidiendo el envejecimiento de las células, por lo tanto mejorando y alargando la vida. En los seres vivos antes citados los efectos fueron categóricos, incluyendo a los humanos. Pero se debe recalcar que teniendo apenas un par de décadas de fuerte investigación, aún no existen las conclusiones tangibles sobre su efecto en el largo plazo. Pero los resultados obtenidos hasta ahora son muy prometedores.

Las fuentes científicas citadas aseguran que el Resveratrol impide o reduce ampliamente los riesgos de infarto, cáncer de todo tipo, Alzheimer, diabetes, artritis, colesterol malo, adición plaquetaria en arterias, muerte prematura, cólico intestinal y hasta acné. Por otra parte favorece el aumento de colesterol bueno (HDL), protege las células, prolonga la vida, rejuvenece órganos, otorga resistencia, y mantiene con la misma vitalidad a individuos que pertenecen a grupos de riesgo de salud, como a los que no.

Ahora bien, hasta acá todo color de rosas. No tenga dudas que éste compuesto que posee el vino tinto es beneficioso para la salud. Y por ahora la única reacción adversa comprobada que presentó es una leve diarrea. Pero le voy a dar algunos datos para que hagamos una evaluación un poco más objetiva. Primero: En 2009 el emporio farmacéutico GlaxoSmithKline abonó la módica suma de 720 millones de dólares (u$s 720.000.000) para comprar los derechos comerciales de los primeros resultados de investigaciones sobre Resveratrol.

Segundo: La marca de laboratorios Actafarma comercializa en Europa una píldora llamada Revidox, a base de Resveratrol, que la presenta como "el elixir de la eterna juventud", a un promedio de 45 Euros la cajita. Y como tercer dato, lo invito a hacer algo que yo mismo hice mientras redactaba éste párrafo: escriba la palabra Resveratrol en el buscador más famoso de internet, y va a ver los resultados que le arroja. Tal vez se sorprenda tanto como yo. Le aclaro que los que tienen fondo amarillo son anuncios pagos.

En conclusión, sepamos que hay mucho de cierto en todo lo que se afirma sobre el Resveratrol, pero también mucho dinero alrededor. Una vez más en el mundo del vino, todo es relativo, nada es absoluto. Y finalmente, le comento que los vinos tintos con mayor proporción de éste polifenol son aquellos realizados con cepas de ciclo de maduración largo, ya que concentran mayor cantidad de dicho compuesto. Esas cepas son Cabernet Sauvignon, Syrah, Malbec, Bonarda, Tannat y Cabernet Franc.


Fuentes:
Organización Mundial de la Salud
Revista Nature
Diario El Mundo de España
Diario Los Angeles Times
Publicación Harvard Men’s Health Watch

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.