Lunes 30 de diciembre de 2019

Entendiendo las etiquetas de los vinos

En esta nota repasaremos algunos de los términos más comunes que figuran en las etiquetas y contra etiquetas de muchos vinos, para comprender qué nos quiere transmitir el productor cuando se escriben ciertas palabras.

Botella linda... ¿vino rico?

Reserva: Literalmente, y según lo reglamentado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura en 2008, "Reserva sólo podrá emplearse en etiquetas de vinos elaborados a partir de una lista fijada por el organismo (por ejemplo Malbec, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, etc.) o por el corte de dichas variedades que estén en condiciones para la elaboración de vinos de calidad. La cantidad de uva requerida para la elaboración de cada 100 litros de vino deberá ser de por lo menos 135 Kg. de uva. Los vinos Reserva Tintos tendrán una crianza durante un período mínimo de 12 meses a partir de que se encuentren enológicamente estables, en tanto para los Blancos y Rosados ese lapso no podrá ser inferior a los seis meses."

Roble: Con el precio exorbitante que tienen las barricas, si un vino fue criado en ellas, la bodega lo hará saber explícitamente en la etiqueta. Ahora bien, hay alternativas enológicas para “simular” los aportes de la madera, como ser insertar duelas o chips de roble en los tanques de acero inoxidable. En esos casos, muy posiblemente la etiqueta hable sólo de “Roble”, “Sutil contacto con la madera”, o términos similares. Estos vinos, son más económicos que los Reserva.

Sin filtrar: El filtrado es uno de los procesos de acabado en la vinificación. Se utiliza, como en toda filtración, para eliminar sustancias o partículas indeseables en el vino terminado. El problema que acarrea, es que junto con lo que se desea quitar, también se van elementos interesantes y cualitativos del producto. Cuando los vinos tienen un tiempo prolongado en barricas o tanques, esta operación puede pasarse por alto, ya que las partículas caen al fondo en una floculación natural.

Por lo tanto el “sin filtrar”, implica dos cosas: primero, que el vino estuvo un tiempo muy prolongado criándose en los depósitos, y segundo, que no sufrió el proceso de filtrado. Ambas cosas, incrementan su valor y calidad. Ahora bien, para el común de los mortales, es muy difícil (como mínimo) afirmar al degustar un vino, si éste pasó por el proceso de filtración, o si sus sedimentos decantaron en forma natural.

Irrigación por goteo: O también llamado “riego por goteo”. Es, sin dudas, la forma de riego más avanzada que existe en la vitivinicultura. Se trata de una especie de manguera que recorre en forma paralela toda la hilera de vides, donde exactamente en cada tronquito, posee un pequeño agujero por donde gotea el agua, en las dosis exactas que el Ingeniero Agrónomo determine.

Single Vineyard: Son llamados así los vinos elaborados con uvas de una misma finca. Su traducción sería “viñedo único”.

Varietal: Son los vinos que actualmente acaparan el mercado. Se refiere a aquellos en los cuales hay una variedad de uva que domina por lo menos el 85% de la composición del vino (por ejemplo Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Riesling, Chardonnay, etc).

Assemblage: Un vino assemblage (término francés que significa ensamblaje) es un vino de corte o blend, o sea lo opuesto a un varietal, ya que en su composición intervienen como mínimo dos tipos de uvas distintas, de las cuales ninguna supera una proporción mayor al 85 % del total, según la legislación argentina. El assemblage puede ser realizado también entre vinos de la misma cepa, pero de distinta zona o región, transformándolo en un “blend” desde el concepto de los diferentes terruños, no desde la variedad de uva.

Fermentación maloláctica: Es la instancia de la vinificación en la cual las bacterias lácticas transforman el ácido málico propio de la uva, en ácido láctico, mucho más untuoso y suave al paladar. Generalmente transcurre finalizada la fermentación alcohólica.

Azúcares reductores: También denominados como “azúcar residual”. Estos azúcares son el remanente que quedó de la fermentación, aquellos que las levaduras no llegaron a transformar en alcohol, y se expresa también en gramos por litro. Como explicamos en una nota anterior, el azúcar residual no es la responsable de la sensación de dulzor en un vino, sino los alcoholes y la glicerina. Distinto es si el vino es "Dulce" o "Fortificado".

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.