Martes 20 de marzo de 2012

La subjetividad de la crítica de vinos y de sus puntajes

A lo largo de la historia de las críticas, en cualquier ámbito, han existido fraudes, sobornos y errores (horrores) que nos hacen recordar que, por más que el crítico intente inducirnos a una verdad absoluta, todo es relativo. Y en cuanto a los gustos, todo es subjetivo, porque todos somos distintos sujetos. En esta nota le contamos dos de los más grandes fiascos de la crítica de vinos contemporánea. Y al final, le hacemos una invitación muy especial.

El premio a un restaurant que nunca existió

Tal vez Usted haya escuchado alguna vez hablar de la revista estadounidense especialista en vinos Wine Spectator. Es una de las publicaciones más influyentes a nivel mundial. Cualquier productor daría lo que fuera por tener un vino bien puntuado por dicha revista, para luego utilizarlo como estrategia de venta. Pero sucede que la ética y seriedad de Wine Spectator se desplomaron (aunque intentaron disimularlo) en 2008.

Por ese entonces, apareció en escena una tal Robin Goldstein, crítico gastronómico decidido a desenmascarar la farsa de los premios a los vinos. Justo cuando la revista en cuestión estaba organizando el concurso "Award of Excellence" de agosto de 2008 para premiar al restaurant a nivel mundial con la mejor carta de vinos.

El señor Goldstein creó un restaurant ficticio, al cual llamó L'Osteria L'Intrepido de Milán. Creó también un distinguido menú, y una carta de vinos. Pagó el canon de 250 dólares para participar, y envió la solicitud. Y hasta para su propia sorpresa, ganó. Y para colmo, la carta de vinos que había conformado era una selección de los peores puntuados por Wine Spectator en años anteriores. La revista galardonó lo que antes había condenado. Obviamente, queda en evidencia la falta de seriedad y la mentira, ya que es imposible que hubiesen visitado el restaurant previo al concurso, como se aseguraba.

La estafa del Pinot Noir

Por si no lo sabe, le comento que la uva Pinot Noir es una de las tintas más distinguidas y refinadas, que saltó a la fama luego de la película "Entre copas", en la cual uno de los protagonistas la admiraba. Desató tal fiebre en Estados Unidos, que los consumidores empezaron a demandar vinos Pinot Noir como nunca antes. Con ese horizonte, la bodega E&J Gallo, que es la más grande del país del norte, decidió tomar acciones para satisfacer a sus clientes.

Y acciones de verdad. Entonces importó desde Francia entre 2006 y 2008 ni más ni menos que 18 millones de botellas de Pinot Noir de distintos productores galos, para sacarlas al mercado en su línea "Red bicyclette". Los consumidores, encantados. Y la crítica, también, otorgándole muy buenas puntuaciones a dicho vino: es una gran Pinot, decían. Hasta que por análisis de laboratorio se detectó que lo que contenían las botellas era una mezcla de Merlot y Syrah de bajo costo. Ni pistas del Pinot Noir.

El esclarecimiento del fraude estuvo en manos de distintas cortes judiciales, hasta que en febrero de 2010 se condenó a los productores franceses responsables a pagar multas individuales de hasta 180 mil euros. Las preguntas son: ¿y las calificaciones de los críticos? ¿nadie se había dado cuenta? ¿ningún "experto" lo había detectado? La crítica del vino y sus puntajes son altamente subjetivos y relativos.

Y hay cantidades de pruebas al respecto. El científico norteamericano Charles Wysocki realizó un estudio con expertos críticos del vino de todo el mundo. Colocó en cinco botellas diferentes, con cinco etiquetas diferentes, el mismo vino. A continuación se los dio a degustar. Todos hicieron su trabajo: cataron las muestras, les colocaron puntajes, a unos vinos más y a otros menos. Pero nadie descubrió que se trataba de la misma muestra. Este caso fue muy famoso.

En otro estudio realizado por el California Institute of Technology, se les hizo catar a un grupo de voluntarios vinos de diferentes precios, mientras les monitoreaban la región del cerebro asociada a las sensaciones placenteras con un resonador magnético. Lo único que se les colocó a las botellas era el precio de cada una. Solo eso se veía. Todos los participantes pusieron mejores puntuaciones a los vinos más caros, incluso cuando en algunas botellas estaba el mismo vino o contenían otros de menor valor. Pero la subjetividad hizo su trabajo: los precios altos hicieron que también sea alto el placer y la disposición a degustar algo agradable, aún antes de probarlo. Cabe aclarar que en este último estudio los voluntarios no eran expertos en vino, sino personas comunes.

Invitación especial para nuestros lectores

Queremos invitarlo a una degustación. Pero esta vez no es de vinos, es de quesos. Y totalmente gratis para nuestros lectores. El Club de los Quesos estará presentando sus quesos gourmet y artesanales los días 26, 27 y 28 de marzo en degustaciones al mediodía y a la noche en el centro de nuestra ciudad. Realmente un evento que Usted no se puede perder. Como los cupos son limitados, es únicamente con reserva previa, para armar las listas de ingreso. Solo debe enviarnos un mail a info@expovinosbariloche.com con su nombre, nosotros le informaremos el lugar del evento y en qué fecha quedan lugares disponibles para que Usted elija el momento que desee y nos lo confirme. De ese modo ya tendrá su lugar reservado. Sin dudas, será una experiencia inolvidable. Y sin costo.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.