Lunes 05 de marzo de 2018

La correcta superficie foliar de la vid para obtener vinos de calidad

Entre las principales tareas del Ingeniero Agrónomo de una bodega, se encuentra el obtener una correcta relación entre la cantidad de hojas existentes en cada vid, con respecto a la cantidad de racimos que posean las mismas. Pero, ¿por qué y para qué? Las respuestas, en la presente nota.

Los principales sistemas de conducción de la vid

La masa foliar indica el número de hojas en cada vid, revistiendo tal importancia que cada hoja funciona como una pantalla solar que capta energía para la fotosíntesis, influyendo determinantemente en el crecimiento y maduración de las uvas. El correcto y adecuado nivel de masa foliar, redunda en un mejor proceso vegetativo de la vid. Para arribar a un resultado correcto, el Ingeniero Agrónomo utiliza determinados índices técnicos para guiarse.

Algunos de ellos son el Índice de área foliar, el Índice de superficie foliar externa, y el Índice de densidad de vegetación. Para ponerlo en relieve, por ejemplo, se estima que las dos primeras capas externas de hojas que reciben la iluminación directa del sol aprovechan aproximadamente dos terceras partes de la misma, mientras que las internas llegan tan solo al 10%. Por lo tanto, no todas las hojas trabajan del mismo modo.

Suele establecerse que los sistemas de conducción verticales, como el espaldero, en líneas generales deben poseer unas cuatro capas de hojas, y los parrales entre dos y tres capas. Por supuesto, también dependerá esta decisión del microclima reinante, para no excederse con la sombra que proyectan las hojas, como así tampoco para que sea deficiente la fotosíntesis, ni que haya una disminución en la fertilidad de las yemas.

Se entiende así que la acción fotosintética de las hojas, se verá influenciada en gran medida, por el sistema de conducción escogido para el viñedo, sabiendo que a mayor cantidad de hojas bien expuestas, las posibilidades fotosintéticas son superiores, como así el rendimiento, cosa que siempre se debe adecuar, insistimos, a las posibilidades del medio, el clima, la variedad de uva, y los objetivos de la producción.

El correcto equilibrio entre las hojas y los racimos evitará problemas para alcanzar una buena calidad, descontrol del vigor durante la maduración, falta de azúcares, racimos con mucha o escasa sombra y senescencia prematura. El manejo armónico de la superficie foliar condiciona, junto con la suma de muchos otros factores, las potencialidades cualitativas de un viñedo, tanto de forma positiva como de forma negativa.

El Ingeniero Agrónomo Jorge Nazrala (Argentina), vitivinicultor, profesor de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, y miembro de la Academia Argentina de la Vid y el Vino, afirma que “siempre cada 1 kilogramo de uva debe haber como mínimo 1 metro cuadrado de hojas, lo ideal es 1,2 metros cuadrados de hojas, y el sueño de todo productor son 1,5 metros cuadrados (cosa que se logra con sistemas como la Lira)”.

Por otra parte, en un trabajo publicado en el año 2005 por los Ingenieros Agrónomos Edgardo Disegna, Andrés Coniberti, y el Doctor Eduardo Dellacassa, se estudia el tema de la masa foliar y se desprenden las siguientes conclusiones:

“Es ampliamente conocido y aceptado por técnicos y viticultores, que la cantidad de racimos por planta (carga) se correlaciona negativamente con la calidad de la uva. Si comparamos plantas de igual porte y cultivadas en las mismas condiciones, aquellas que tienen una excesiva carga, producirán uvas con menor cantidad de azúcar – y por tanto menor grado alcohólico – menos coloreadas y con menor intensidad aromática, produciendo vinos de menor cuerpo y más ‘planos’.”

“La influencia desfavorable de las altas producciones sobre la calidad global de los vinos es principalmente atribuible, en términos simples, a un desbalance entre los centros productores de azúcares a través de la fotosíntesis, es decir las hojas (área foliar), y los que deberían ser los principales demandantes durante el proceso de maduración de la uva, es decir los racimos. Por lo expuesto anteriormente, un adecuado balance entre la superficie foliar y la producción resulta un factor relevante para la obtención de vinos de alta calidad. La fotosíntesis como proceso altamente dependiente de la luz, está no sólo relacionada a las condiciones climáticas, sino también a prácticas culturales que afectan la intercepción solar. Asimismo, condiciones de estrés climático o sanitario que perjudiquen a las hojas y reduzcan la fotosíntesis, serán perjudiciales y afectarán aún más la calidad de la uva.”

“¿Cuál es la relación Area Foliar/carga óptima para la producción de vinos de calidad? En términos generales, y por estar relacionada al proceso de fotosíntesis, los resultados alcanzados por los investigadores han sido variables para cada situación y altamente dependientes de las condiciones climáticas de cada región. Es así que los diferentes autores mencionan que las relaciones ideales varían de 1 metro cuadrado de área foliar por kilo de uva en condiciones de climas cálidos y soleados, a 1,5 metros cuadrados de área foliar por kilo de uva en condiciones más frescas y menos soleadas.”

“Esta relación afecta el contenido de azúcares del vino y por tanto su grado alcohólico, así como el color (contenido total de antocianos y su extractibilidad).

El sistema de conducción puede afectar esa relación, permitiendo que aquellos como la Lira que tienen una mayor captación e intercepción solar soporten una mayor carga, para lograr igual calidad de vino.”

“¿Cómo decidimos que ‘carga’ dejar en función del área foliar de la planta? En general a comienzos de enero (hemisferio Sur) se ha alcanzado la máxima área foliar. Es en este momento cuando debemos decidir cuantos racimos por planta dejar. Para ello, mediante un muestreo determinamos el peso promedio de los racimos, ayudándonos también de datos históricos que nos permiten estimarlo. Con los datos del área foliar promedio por planta y del peso promedio de los racimos, podemos determinar la carga a dejar para que la relación entre el área y la producción estén en el rango óptimo.”

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.