Lunes 24 de octubre de 2016

Cuando el vino marcó para siempre al fútbol argentino

Entre la inmensidad de historias que existen alrededor del vino, hay una especialmente relacionada con el deporte más popular del mundo. En esta nota, veremos por cuál motivo el vino revolucionó para siempre al fútbol argentino.

El vino y los extraterrestres

Corría el año 1979, y el por ese entonces juvenil Diego Armando Maradona, con unos 18 años, ya llevaba tres temporadas en la primera división del club que lo vio nacer futbolísticamente, la Asociación Atlética Argentinos Juniors. Dicha institución estaba realizando esfuerzos muy grandes por mantener al jugador en sus filas, ya deseado por otros equipos. En el afán de lograr ese objetivo, la comisión directiva decidió colocar en la camiseta oficial, una pequeña publicidad de la compañía aérea “Austral Líneas Aéreas”.

Esa publicidad se ubicaba en el costado superior izquierdo de la casaca, en lugar del escudo del club, lo cual desató algunas controversias, pero todo valía con tal de generar ingresos para retener al pequeño “crack”. De este modo, Argentinos Juniors se transformó en el primer equipo argentino en contar con una publicidad en su indumentaria oficial, aunque sea una pequeña. Y el mismo recurso utilizó en el año 1982, en la misma ubicación de la camiseta, pero con la bebida gaseosa “Seven Up”.

Contemporáneamente a lo anterior, el Club Atlético San Lorenzo de Almagro (del cual es “hincha” el Papa Francisco), militaba en la categoría “Primera B” del fútbol argentino en 1982, y en el partido que se consagró campeón y logró el ascenso a “Primera División”, lució una gran publicidad estampada en el pecho de su camiseta correspondiente a la ya desaparecida marca de caramelos “Mu Mú”. Así, este club fue el segundo en llevar un auspicio en su camiseta, y el primero en hacerlo en gran tamaño (aunque aún en la “Primera B”).

También en paralelo a lo mencionado, se debe resaltar al gran arquero Hugo Orlando Gatti, todo un adelantado en su puesto de juego. Él fue el primer jugador argentino en llevar una publicidad (no todo el equipo, sino sólo él) en el año 1979, de los video-juegos “Jet”, y lo hizo hasta 1981. Luego llevó la publicidad del restaurante “Paparazzi” en 1982, y más adelante la del “Banco Federal Argentino”, y posteriormente la de los neumáticos “Fate”.

Pero hubo un antes y un después en la sponzorización del fútbol argentino, y fue gracias al vino. Y es y será recordado por siempre, e inclusive por las casacas que detallaremos, hoy en día los coleccionistas pagan verdaderas fortunas. Sucede que en el año 1983, el Club Atlético Boca Juniors (uno de los más importantes de Argentina y del mundo), lució en su camiseta, ocupando la parte central de la misma, la publicidad de “Vinos Maravilla”, lo cual fue toda una revolución.

Este hecho se dio por primera vez en la ciudad de Mar del Plata, en ocasión de un torneo amistoso de verano, exactamente el 26 de febrero de 1983 ante River Plate, y oficialmente el 13 de marzo del mismo año, jugando de local por el torneo de “Primera División” ante Gimnasia de Mendoza, cuando Boca Juniors ganó por 2 a 1. En esa época, “Vinos Maravilla” se hacía cargo del 90% del sueldo del plantel profesional, siendo gracias a eso que venció a la marca de electrodomésticos “Hitachi” en la disputa por la primera publicidad de la camiseta.

El mencionado sponsor era tan llamativo en la casaca de Boca Juniors, que causó un furor y una tendencia publicitaria que no se detuvo hasta nuestros días, y también le redundó a la marca una suba exponencial en los montos de sus ventas. Los famosos y masivos vinos “Maravilla” eran producidos por la bodega de la provincia de San Juan “Gualino y Escolar”, que además poseía uno de los aserraderos más importantes del país en ese tiempo.

Dicho establecimiento, había sido fundado en 1935 por Carlos Gualino y Mauricio Escolar, y en los años de 1950 supo ser un gigante de la industria. Aún en nuestros días se recuerdan los célebres slogans que rezaban que el “Vino Maravilla” era “siempre bueno, siempre parejo”, y también “una Maravilla de vino”. Inclusive en la actualidad, los tanques inactivos de la bodega tienen todavía pintada la marca “Maravilla”, aquella misma de la camiseta de Boca Juniors.

Más allá de haber producido una verdadera revolución en el fútbol argentino, los vinos “Maravilla” no quedaron solos en la historia, ya que existieron otras marcas vitivinícolas que sponzorizaron (e incluso hoy lo hacen) encuentros y transmisiones del deporte más popular de todos, entre las que se cuentan Termidor, Toro, y Resero, siendo ellos también productos de consumo masivo y ubicados en la base de la pirámide de precios al público.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.