El vino argentino está más barato en Chile que en Mendoza

La próxima vez que cruce a Chile quizás en vez de traer un pisco le convenga pasar por un supermercado y traer un vino argentino. Parece increíble pero no lo es. Un producto nacional, con mano de obra local, con sus bodegas a pocos kilómetros de la ciudad de Mendoza como es el caso del vino, es más barato en Chile o Estados Unidos, que en un hipermercado de Godoy Cruz.

Así lo pudo confirmar el diario Los Andes al comparar algunos precios de vinos argentinos que se encuentran entre las 15 marcas más exportadas de 2014, en las mismas cadenas de supermercados a uno y otro lado de la cordillera, al tipo de cambio oficial ($ 0,014). En todos los casos se compararon iguales bodegas, marcas, variedades y cosechas, es decir, el mismo vino.

De allí surge que en promedio en Chile los vinos argentinos, al cambio oficial son 10% más baratos que en un hipermercado de Godoy Cruz. Para graficar la situación, un vino malbec de Finca La Linda que en Argentina se consigue por $ 101,69, en Chile, en la misma cadena de supermercados, se puede comprar a $ 90,36 (6.319 pesos chilenos). Otro malbec del mismo segmento de precio (Norton Malbec Doc) que en Argentina se comercializa a $ 102,99, en Chile se consigue por $ 90,36 (6.319 pesos chilenos).

Si bien Chile es un destino muy chico para Argentina -en 2014, según datos del Observatorio Vitivinícola Argentino, se hicieron envíos fraccionados por 5,1 millones de dólares-, esta situación también se repite en Estados Unidos, más precisamente en Nueva York.

Comprar un vino de nuestro país allí también en promedio para los casos analizados es 10% menor. El mismo vino que en Argentina cuesta $ 99,99, en Chile se consigue por $ 90,36 y en Estados Unidos por $ 90,91. En tanto, en un segmento más arriba, un vino malbec de $ 166 en Argentina, se adquiere en Chile a $ 150,71 y en EEUU a $ 133,67.

EEUU en 2014 concentró 41% de las exportaciones de vino fraccionado en valor, logrando ventas por U$S 270 millones.

Más baratos afuera

Al margen de las estrategias de precios que cada empresa pueda poner en marcha y que son válidas, hay razones comunes para que todo esto suceda.

Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, aseguró que “en gran parte, este fenómeno sucede porque el eslabón de distribución y comercialización de los vinos se queda con una diferencia muy importante, y eso se sabe. Por ejemplo, una bodega tiene de precio de planchada a la distribución 6 pesos el litro en multilaminado, pero cuando uno llega a la góndola del súper a comprar ese vino vale entre $ 12 y $ 14; afuera eso es diferente.

Además, ya sabemos que en el exterior no se pueden cambiar los precios y muchas veces las bodegas hacen esfuerzos y generan estrategias especiales con el fin de mantener su presencia en los mercados”.

Coincide con este punto Susana Balbo, presidente de Wines of Argentina, para quien la situación se da y muchas veces está traccionada por una estrategia comercial de las empresas, que al no poder aumentar en el exterior, compensan con el mercado interno.

“Como los precios en el mercado externo no se pueden aumentar y si lo hacés se pierde el mercado, lo que muchas bodegas grandes hacen para mantener esos espacios es vender con una rentabilidad mínima y compensan esa situación con el precio del vino en el mercado interno, por lo que el mix de la línea les cierra”, dijo Balbo.

Cadena de distribución y competencia

La rentabilidad de la cadena de distribución y la baja competencia de vinos internacionales que hay en el mercado doméstico son parte de las causas de este desajuste de precios.

El economista Alfredo Aciar, de la Fundación Ideal, explicó “que los vinos argentinos estén más baratos en otros mercados internacionales se debe fundamentalmente a que el eslabón correspondiente a la distribución y comercialización de vinos en el mercado local tiene márgenes que orillan el 100%. Es decir que, al costo de un vino fraccionado puesto en Buenos Aires le aplican un margen del 100%”.

Agregó: “Estos márgenes son mucho más acotados en otros países, sobre todo, en Europa y Estados Unidos. Por ejemplo, en Alemania, el margen de los supermercados en materia de vinos se encuentra entre el 25% y el 35%. El de una tienda de descuento entre el 10% y el 20%. El de una vinería entre el 35% y el 50%”.

Jorge Day, economista de Fundación Mediterránea, señaló que “esto se debe, en parte, a la segmentación de mercados. Un mismo producto, lo podés vender a distintos puntos de precios según su destino. Además de ello, en Argentina no tenemos competencia con vinos internacionales y esa en parte es la explicación para que los precios quizás sean más altos en Argentina que en el resto del mundo”.

En tanto para el economista Raúl Mercau, rector de la Universidad Champagnat, las razones para que se dé esta situación son varias.

“Hay que analizar las estructuras de impuestos internos de un país con otro que influyen en los precios finales. También depende mucho de las políticas de comercialización que tengan las empresas, quizás para ganar un mercado que les genera volumen bajan el precio, es decir, una estrategia de venta. Y también influye la competencia entre las cadenas de supermercados, por ejemplo, que quizás los obliga a bajar los márgenes”.

Fuente: Diario Los Andes

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.