Lunes 27 de julio de 2015

Terruños de Argentina: Neuquén, La Pampa, Río Negro y Chubut

En esta quinta y última entrega de la saga “Terruños de Argentina”, llegamos a la Patagonia, donde encontramos las bodegas más australes del país y del continente, algunas de ellas ya con años de trayectoria, y otras incursionando en zonas totalmente nuevas.

Terruños de Argentina: Misiones, Entre Ríos, Córdoba y Buenos Aires

Emprendemos nuestro viaje patagónico en Neuquén, puntualmente en el polo productivo de San Patricio del Chañar y su zona de influencia. Aquí la vitivinicultura tuvo su explosión a finales de la década de 1990, y su crecimiento fue exponencial. Hoy, las hectáreas plantadas se cuentan por miles, y la calidad de sus productos situó a Neuquén entre las provincias con mayor reconocimiento por la categoría de sus vinos.

Las otras zonas de importancia vitivinícola son Añelo, Chos Malal y Senillosa. En general, los suelos predominantes son arenosos y pedregosos, aluvionales, de textura franco arenosa con pedregullo. La altura promedio de los viñedos ronda los 350 metros sobre el nivel del mar, y el régimen de lluvias oscila entre 150 y 300 milímetros al año, según la zona. En tanto, su promedio anual de temperaturas es de unos 15 grados.

La amplitud térmica entre el día y la noche puede llegar a 20 grados, el clima es más bien seco, con vientos moderados, y una gran cantidad de días de sol al año. Se encuentran las variedades Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah, Cabernet Franc, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Semillón y Riesling. Por las condiciones agro-climáticas reinantes, se destacan Merlot y Pinot Noir, con ejemplares de un importante nivel.

La provincia de La Pampa concentra sus viñedos en la localidad de 25 de Mayo, a orillas del río Colorado, dentro de la zona del Alto Valle del Río Colorado. El clima es árido continental y templado frío, con 220 milímetros de precipitaciones anuales. Los suelos son aluvionales con depósito relativamente reciente y una débil modificación del material original. La altura del viñedo es de 340 metros, y las principales variedades son Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc, Pinot Noir, Chardonnay, Viognier y Sauvignon Blanc.

Llegando a la provincia de Río Negro, nos encontramos con viñedos diseminados de oeste a este, desde la Cordillera de los Andes hasta el Océano Atlántico: todo un corredor vitivinícola que podríamos enmarcar en cinco zonas bien definidas. Y dichas zonas son, también de oeste a este, El Bolsón y su área de influencia, el Alto Valle del Río Negro, el Valle Medio del Río Negro, el Alto Valle del Río Colorado y el Valle Inferior del Río Negro.

Tal es así, que Río Negro llegó a ser la tercera provincia argentina en materia de uvas y de vinos (después de Mendoza y San Juan) por más de 50 años, con su esplendor en la década de 1960, hasta que lamentablemente la situación crítica de finales de la década de 1980 y principios de 1990 terminó de destruir a casi la totalidad de sus productores, que se habían embarcado años antes en la imposible tarea de competir en cuanto a cantidad de producción con las provincias de Cuyo. A fines de la década de 1990, la actividad comenzó a resurgir.

Como se puede intuir, en semejante extensión los suelos son variados, habiendo de barda, arenosos, franco-limosos, franco-arenosos, de origen coluvional y aluvional, edafológicamente complejos y de bajo contenido de materia orgánica. La altura del viñedo promedia los 250 metros en general. En cuanto a la hidrografía, los ríos Colorado y Negro dominan un escenario caracterizado por constantes brisas que fomentan la sanidad de las vides.

El clima mayormente a lo largo de todo el valle es continental, templado y árido con una precipitación media anual de 188 milímetros y heladas primaverales hacia el este, incrementando esa marca pluviométrica hasta 390 milímetros en dirección oeste. En cuanto a las variedades plantadas, se encuentran prácticamente la totalidad de las usuales para vinificar, donde acorde a diferentes sub-zonas de la provincia sobresalen puntualmente algunas.

Y finalmente, Chubut, con los viñedos más australes del continente, y a nivel mundial sólo superados en su cercanía al Polo Sur por los de Nueva Zelanda. Aquí se destacan los emprendimientos de las localidades de El Hoyo de Epuyén y de Paso del Sapo, sin dejar de mencionar varios pequeños productores esparcidos por la provincia. Sin dudas, unos intrépidos de la vitivinicultura de clima frío, que en esta región tiene una temperatura en invierno que promedia como mucho los 9 grados (con varios días de hasta 8 bajo cero), pero que en algunos sectores llega a 36 grados en pleno verano, con lluvias en el orden de los 900 milímetros anuales. Predominan las variedades Merlot, Pinot Noir, Chardonnay y Riesling.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.