Sábado 16 de noviembre de 2013

Vinos que sencillamente se acercan a la perfección

Para hacer grandes vinos, en muchas oportunidades no es necesario contar con fórmulas complejas o realizar planes complicados sobre las acciones a seguir. Si bien todo buen enólogo debe contar con una base sólida de estudio, en la práctica las cosas son más sensitivas que analíticas. El cuidado del viñedo, la obtención de uvas de excelente calidad, una vinificación respetuosa y sencilla, y el uso del tiempo como un aliado, son las principales cualidades de la bodega que visitamos en esta nota.

Nuestros lectores saben que no tenemos como estandarte la idea de andar colocándole puntajes a los vinos, así como tampoco hacer juicios laxos sobre los mismos, ni para bien, ni para mal. Cada vez que probamos los productos de una bodega, nos limitamos a transmitir las sensaciones que nos provoca, con respeto, siendo concientes que detrás de cada etiqueta hay mucha gente trabajando. Generalmente, cuando hablamos de un vino, es porque nos gustó, caso contrario, lo pasamos por alto. Después de todo, sólo es nuestra opinión.

Hemos tenido excepciones, donde determinados vinos nos han parecido sobresalientes, y lejos de esconder nuestro parecer, lo dejamos bien claro, insistiendo con el concepto de que a Usted no tiene porqué resultarle lo mismo que a nosotros: todas las opiniones valen por igual. Por lo tanto, habiendo remarcado una vez más nuestras convicciones, en esta oportunidad nos permitiremos cruzar la línea, y presentar una gama de vinos que, sin ningún temor, calificamos de altamente recomendables, con una relación precio-calidad superlativa, a la cual le ponemos el rótulo de espectacular: Viñas de Narváez, de la bodega Cavas Rosell Boher.

Dialogamos con Alejandro "Pepe" Martínez Rosell, el enólogo de la bodega que, si bien se destaca por la elaboración de espumantes de altísima calidad, los vinos están en consonancia con esos estándares. "Nosotros acompañamos el proceso de lo que nos regala la naturaleza, respetando el origen de la materia prima. Tenemos la seguridad de que el vino se hace con uvas, no hay superhéroes." Así de claro empieza Martínez, dejando plasmada su filosofía.

Y continúa: "El gran aliado del vino, además de una buena uva, es el tiempo. Nosotros no utilizamos métodos extraños, utilizamos tiempo". Cavas Rosell Boher, que nació en 2001, está ubicada en Luján de Cuyo, y sus viñedos se encuentran en Los Árboles y Vista Flores, de donde obtiene la totalidad de las uvas para su producción. Hablar de esta bodega es hablar de excelentes espumantes, pero no se debe dejar de lado los fantásticos vinos que elaboran. Vamos, entonces, a conocer su portfolio de productos.

Vinos

Viñas de Narváez: Esta línea de vinos es la que centra nuestra atención. Estamos hablando de un producto que se vende entre $ 50 y $ 60 en las vinotecas, pero vale mucho más que eso. Son varietales puros sin paso por madera. Especialmente el Cabernet Sauvignon, el Cabernet Franc, y el Merlot, son simplemente estupendos. Y con el paso de los años, se ponen mejores aún. Las cosechas 2008 y 2009, de las cuales quedan muy pocas botellas en el mercado, son un lujo ("Pepe" Martínez nos comentó que inclusive la 2003 aún está excelente). El vino es imponente, complejo, pero a la vez fácil de beber, con muchos aromas y sabores. Un vinazo. En las degustaciones a ciegas, las personas los califican a la par de vinos que triplican su valor. ¿Usted cree que un gran vino debe tener si o si madera? Pruebe uno de estos.

El método de elaboración es simple. A grandes rasgos: uvas de viñedos plantados en 1992 con rendimientos de 9.000 kilos por hectárea, cosecha manual, maceración en frío, fermentación, maceración post-fermentativa, desborre, y a los tanques o piletas a reposar mas o menos un año. Luego se embotella, y antes de salir al mercado permanece en bodega alrededor de seis meses más. El resultado es óptimo. Súper-recomendable.

Viñas de Narváez Reserva: Blend de Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec. El 50 % del vino tiene un paso de 6 meses por barricas de roble francés. Muy bien amalgamado, goloso y pleno.

Casa Boher: La línea de vinos top de la bodega, compuesta por un Cabernet Sauvignon, un Malbec, un Merlot, y un Sauvignon Blanc. En los tintos, el 50 % del vino posee 12 meses de barricas de roble francés de primer uso, y el blanco 3 meses. Gran cuerpo y estructura, elegantes, pero sin perder la fruta.

Espumantes

Rosell Boher Brut: 60 % Pinot Noir y 40 % Chardonnay. Posee 30 meses sobre borras. 12 gramos de azúcar por litro.

Rosell Boher Rosé: 100 % Pinot Noir, también con 30 meses sobre borras.

Rosell Boher Grand Cuvée: 85 % Pinot Noir y 15 % Chardonnay. 40 meses sobre borras, con un pequeño aporte de barrica durante la fermentación maloláctica.

Casa Boher Extra Brut: 70 % Pinot Noir y 30 % Chardonnay, con 18 meses sobre borras.

Todos los espumantes de Cavas Rosell Boher son realizados con el tradicional método francés champenoise, y se los podría resumir como plenos, persistentes, con un gran abanico de aromas y sabores. Muy delicados.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.