Lunes 12 de marzo de 2018

Distribución actualizada de las uvas de vinificación en el mundo

La Organización Internacional de la Viña y el Vino (O.I.V.) presentó un informe actualizado a nivel mundial sobre las principales variedades de uva y los principales países vitivinícolas del planeta, en el que se observan importantes datos.

La reina de las uvas

En un detallado trabajo titulado “Distribution of the world’s grapevine varieties”, la O.I.V. proporciona una gran cantidad de información, y en esta columna nos centraremos puntualmente en aquellas uvas cuyo destino es la vinificación, dejando a un lado las uvas denominadas “de mesa”. El análisis está basado en los datos disponibles de 44 países desde el año 2.000, y se centra en aquellos con un viñedo con un área superior a las 65.000 hectáreas y sobre sus 10 variedades principales.

En la vid, el subgrupo de Eurasia del género Vitis está compuesto de una sola especie, Vitis vinifera L., que representa la mayoría de las variedades de Vitis del mundo. Existen dos subespecies de Vitis vinifera: Sylvestris, que corresponde a la forma salvaje de la vid, y Vinifera, refiriéndose a la forma cultivada. Con los años, el cultivo de vides ha conducido a un aumento significativo en la diversidad genética a través de la reproducción sexual de las mismas.

La preservación y el transporte de semillas de vid por personas, que probablemente era una práctica común en el pasado, ha contribuido a la creación de nuevas variedades. La diversidad también ha aumentado como resultado de la genética natural (mutaciones), que son comunes en las vides. Con sus varios miles de variedades, el Vitis es el género que se caracteriza hoy por altos niveles de diversidad genética. El número real de variedades de vid para la especie Vitis vinifera en el mundo se estima actualmente en 6.000.

El escenario continúa dominado por la Cabernet Sauvignon (tinta) con 341.000 hectáreas plantadas en el planeta, seguida por Merlot (tinta) con 266.000, Tempranillo (tinta) con 231.000, Airén (blanca) con 218.000, Chardonnay (blanca) con 210.000, Syrah (tinta) con 190.000, Garnacha Tinta (tinta) con 163.000, Sauvignon Blanc (blanca) con 123.000, Pinot Noir (tinta) con 112.000 y Ugni Blanc (blanca) con 111.000.

En lo referente a los principales países, en España predomina la Airén con un 22,3% del total del área plantada, seguida por la Tempranillo. En China, que viene creciendo a pasos agigantados, predomina Cabernet Sauvignon con el 7,2% seguida por Carmenere (tinta). En Francia, Merlot con el 13,9% seguida por Ugni Blanc. En Italia, Sangiovese (tinta) con el 7,9%, seguida por Montepulciano (tinta). En Estados Unidos, Chardonnay con el 9,7% seguida por Cabernet Sauvignon.

En Argentina, predomina Malbec (tinta) con el 17,8% del total del área plantada, seguida por Bonarda (tinta). En Chile, Cabernet Sauvignon con el 20,1%, seguida por Sauvignon Blanc. En Portugal, Tempranillo con el 9,0%, seguida por Touriga Franca (tinta). En Australia, Syrah con el 26,8%, seguida por Cabernet Sauvignon. En Sudáfrica, Chenin Blanc (blanca) con el 14,6%, seguida por Colombard (blanca). En Alemania, Riesling (blanca), con el 23,3%, seguida por Müller-thurgau (blanca).

Como se puede apreciar, la tinta más plantada sigue siendo Cabernet Sauvignon, y la blanca más plantada Airén. Estudios realizados en la década de 1.990 lograron determinar que la Cabernet Sauvignon es el resultado del cruzamiento natural entre la blanca Sauvignon Blanc y la tinta Cabernet Franc un poco antes del 1.700, siendo más moderna de lo que se creía. Si bien se trata de la misma uva, en algunas partes del planeta es conocida con diferentes nombres, como por ejemplo Petit Bouschet, Vidure o Sauvignon Rouge.

Su racimo en general es pequeño a mediano, alargado, algo suelto y cilindro-cónico. La baya es esferoide, de color negro-azulado, piel espesa, y tamaño pequeño. Tiene brotación tardía y es una de las últimas en alcanzar la completa maduración, ya que es de ciclo vegetativo semi-largo o largo. Es un cepaje muy vigoroso, al cual se le busca disminuir dicho vigor con suelos pedregosos y más bien profundos.

En tanto, Airén, tiene como sinónimos Manchega, Lairén, Valdepeñera y Forcayat. Posee racimos de grandes a muy grandes, de compactos a bastante compactos, y con pedúnculo muy corto. Sus bayas son de tamaño medio, uniformes, de epidermis verde amarillento y forma esférica con hollejo grueso. La pulpa no es coloreada y es bastante blanda en maduración, jugosa, con sabor ligero y frutado. Es una variedad muy resistente a la sequía, capaz de adaptarse a terrenos poco fértiles y a los climas extremos.

Tradicionalmente se ha utilizado para los vinos de venta a granel debido a su gran volumen de cosecha, además de en vinos de corte. Entrega ejemplares con colores pálidos, aromas con tendencia frutados (pomelo, piña) y de acidez baja a moderada. Por otra parte, sus cepas son vigorosas, de porte tumbado o rastrero. Su brotación y maduración son tardías o muy tardías. Se adapta muy bien a suelos pobres y poco fértiles. Es muy resistente a plagas y enfermedades.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.