Lunes 12 de febrero de 2018

Historias eróticas del mundo del vino

En esta nota haremos un compilado de tres relatos de la historia del vino que rozan la sensualidad y el erotismo. Como en tantos otros aspectos, el vino estuvo y está presente en las relaciones de pareja y en los momentos de la intimidad.

Las bebidas espirituosas, al-khol y al-inbiq

La combinación de sandía y vino tinto

Un viejo relato afirmaba que aquella persona que comía sandía y tomaba vino, se iba a ir al infierno, se iba a morir, o le iba a estallar el estómago. Nada más alejado de la realidad. Se trataba de una norma informal transmitida oralmente entre las congregaciones de fieles católicos, debido a los efectos que causaba en el cuerpo humano la combinación de ambos alimentos, que, como en la mayoría de los casos, no se sabía bien cómo ni por qué.

La sandía contiene un aminoácido llamado L-arginina, que luego de ser metabolizado en el organismo por una enzima llamada ONS, produce óxido nítrico. El óxido nítrico es un potente vaso-dilatador. La vaso-dilatación es justamente el principal objetivo del citrato de sidenafilo, más conocido comercialmente como “Viagra”. En lo que respecta al vino tinto, contiene polifenoles, los cuales provienen de los hollejos de las uvas. Entre ellos se encuentran el resveratrol, la epicatequina, el ácido siríngico, la apigenina, la malvidina y el ácido elágico, promovedores de la formación de óxido nítrico, al igual que el aminoácido de la sandía. O sea, se sigue aumentando la dosis.

Los vinos también poseen un tipo de alcohol llamado glicerol, que según la Organización Mundial de la Salud, disminuye las lesiones de los músculos de las arterias y favorece la relajación de las mismas. Y por último, el alcohol etílico, que consumido en dosis moderadas, y durante los primeros momentos de su efecto, provoca una elevación en los niveles de serotonina, que es un neurotransmisor que se encarga, entre otras cosas, de regular de deseo sexual.

La combinación de los efectos potentes de la L-arginina, con los polifenoles, el glicerol, y el alcohol etílico, redundan en un cóctel afrodisíaco. No hace falta agregar ninguna explicación más al respecto, se entiende cuál es el efecto obtenido. Debemos destacar que los descubrimientos sobre las acciones del óxido nítrico en el cuerpo humano le valieron un premio Nobel en 1998 a los médicos Robert Furchgott y Ferid Murad, y al farmacéutico Louis Ignarro. La gran cantidad de estudios de todo tipo que demuestran y certifican lo expuesto, realizados por las principales universidades norteamericanas e inglesas, además de por laboratorios privados, pueden ser fácilmente hallados y leídos en internet. Todos avalan lo mismo.

Las “copas” del corpiño

Una de las versiones más conocidas afirma que en la Edad Media, Enrique II, rey de Francia, estaba absolutamente enamorado de una mujer que no era su esposa. Se trataba de la duquesa Diana de Poitiers (y de su escultural figura). Esa pasión lo enloqueció a tal punto, que ordenó a sus sirvientes encontrar la manera para que pudiese tener en sus manos los pechos de su amante, inclusive cuando él estuviese comiendo.

¿Cuál fue la solución a la que llegaron sus súbditos? Hicieron recostar desnuda, boca abajo, a Diana de Poitiers sobre un material moldeable (muy posiblemente arcilla) y de allí sacaron los moldes de sus pechos para crear los recipientes de porcelana en los cuales Enrique II bebería en los banquetes. Esas especies de tazones (las primeras copas) permanecen aún hoy en distintos museos de Francia, dando testimonio del relato.

La misma historia también se recrea con Elena de Troya y con María Antonieta, cada una en su época, claro está, haciendo un tanto complejo para los eruditos establecer en qué momento de la línea de tiempo sucedió lo descrito por primera vez. Y esto explica también por qué se les llama “copas” a las dos partes que componen los brasieres femeninos. Así fue entonces como comenzó la evolución de la copa de vino, hasta tomar las formas y dimensiones que posee hoy en día (no tan voluptuosas como las que portaba en sus manos Enrique II).

La luna de miel

En este caso, se trata del antepasado del vino. Se sabe que el primer líquido alcohólico consumido en forma cotidiana por la humanidad, es la llamada "hidromiel", o también conocida como "la cerveza vikinga". Esta primitiva bebida se obtenía con la mezcla de miel de abeja y agua, en proporciones aproximadas de medio kilo de miel por cada litro de agua. Simplemente se dejaba reposar, y en el lapso de una semana (gracias al trabajo de las levaduras) se obtenía un brebaje que rondaba los 13 grados de graduación alcohólica, cosa muy similar a un vino actual.

Esta predecesora de la cerveza y el vino, fue hallada en escritos, dibujos y pinturas antiquísimas, desde la prehistoria. Era consumida en la antigua Grecia, en Roma, en la América pre-Colón, en África, en Europa central, en los países nórdicos, y en Asia. Especialmente en los países nórdicos, se le daba una relevancia muy importante a la hidromiel, al punto que antes de salir a surcar los océanos, los vikingos lanzaban unos chorros de la bebida al mar para augurar una exitosa travesía.

Esta preparación formaba parte de su dieta tanto a diario, como antes y después de las batallas, y fundamentalmente luego de los enlaces matrimoniales. Si había algo que le interesaba al pueblo vikingo, era procrear varones, ya que era necesario para la guerra contar con un ejército numeroso. Cuando un hombre y una mujer contraían matrimonio, se les regalaban grandes cantidades de hidromiel.

La idea era que consumiesen lo máximo posible de ese líquido durante el primer mes (o la primera lunación) posterior al enlace, ya que ellos estaban plenamente seguros que esto aumentaría su libido, su fertilidad, y que favorecería que el sexo del recién nacido fuese masculino. Ese fue el remoto origen de la tradición de lo que hoy conocemos como "luna de miel". En cuanto a la hidromiel, cayó en desuso cuando la vid se esparció por Europa y se hizo masivo el consumo de vino, aunque hoy en día aún existen productores artesanales de dicha bebida en distintas partes del mundo.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.