Lunes 25 de mayo de 2015

¿Vino en polvo? Para el INV “no hay vino sin alcohol”

Científicos porteños dicen haber desarrollado “vino en polvo sin alcohol” y abrieron el debate. Podría salir al mercado en dos años. Sus autores aseguran que será muy beneficioso para la salud.

La "mágica" idea de poder preparar vino del mismo modo que hacemos con el jugo artificial de fruta se transformó en una de las noticias más comentadas y polémicas luego de que se conociera que un grupo de científicos del Conicet y de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Católica Argentina (UCA) afirmaban que habían logrado crear “vino en polvo”, tal como señalaron a medios porteños.

El debate en las redes sociales dividió aguas entre los que sostienen que sin alcohol no se puede hablar de vino y los que, amparándose en que el producto diseñado tiene las mismas propiedades que el vino, defienden que sí se puede hablar de vino de acuerdo con los resultados alcanzados. El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), consultado por Diario UNO, aseguró que “no es posible hablar de vino sin alcohol”.

“Creo que no hay que malentender este tema, puesto que se trata de una investigación que está en proceso. Esto significa que todavía no se sabe si el derivado que se obtenga del tratamiento que se le realiza al vino vaya a comercializarse como vino. Por lo que podemos saber hasta ahora, se trata de un polvo saludable que podría usarse en forma de bebida y no un remplazante similar al vino”, explicó Claudia Quini, presidenta de la Organización Internacional de la Vid y el Vino (OIV).

El debate queda saldado también a través de la Ley General de Vino Nº 14.874, que establece en sus artículos qué se entiende por vino, sus categorías y derivados. “Se considerarán vinos genuinos a los obtenidos por la fermentación alcohólica de la uva fresca y madura o del mosto de la uva fresca (…) ningún otro líquido cualquiera sea su origen o composición podrá designarse con el nombre de vino, precedido o seguido de cualquier adjetivo, excepto los especificados”, detalla el artículo 17 de este reglamento.

Por eso Quini especificó que si este producto se comercializara, no podría llamarse vino, sino bebida artificial que procede del vino. “Según explican los investigadores, el proceso que se le realiza al vino para transformarlo en polvo genera que se pierdan el agua, el alcohol y los componentes aromáticos. Se estima que de los 1.000 componentes del vino, 300 son aromáticos”, añadió.

Este proyecto salió ganador de la tercera edición del premio auspiciado por el Grupo Arcor y la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. Fue testeado por el público y podría salir a la venta en dos años. Para obtenerlo, los expertos probaron la liofilización, que consiste en congelar el vino a temperaturas bajo cero para que se evapore el alcohol y el agua preservando el resto de los componentes bioactivos. Cada diez litros de vino pueden extraerse 300 gramos de polvo.

Para la actual gerente de fiscalización del INV, el proceso para obtener vino en polvo usando frío es muy costoso y por eso estima que el objetivo de la investigación está apuntada a desarrollar una sustancia beneficiosa para la salud que podría ser usada como complemento dietario. “Sin conocer las especificaciones técnicas de esta investigación puedo entender que se trata de aprovechar todas las sustancias beneficiosas del vino y quitarle las que hacen mal a la salud”, describió.

Los autores

María Clara Zamora, investigadora independiente del Conicet, es una de las personas que junto con un equipo de científicos de la Pontificia Universidad Católica Argentina de Buenos Aires lograron esta novedad luego de trabajar durante años en la preservación de alimentos y su análisis sensorial. En el portal de internet del Conicet explica sobre este trabajo, que se trata de un “polvo de alta calidad que contiene polifenoles del vino tinto (…) estas sustancias tienen una alta capacidad antioxidante y se comprobó en distintos trabajos que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares”, describió.

En la misma página web la científica cuenta sobre lo novedoso que podría ser este producto para el mercado: “No existe actualmente bebida como las que estamos desarrollando. La innovación consiste en ofrecer un producto saludable a base de vino pero sin su contenido de alcohol para poder ser ingerida por todos los sectores de la población. Además, en países musulmanes, donde el alcohol está prohibido y no se toma vino, este producto podría cubrir esa falta”, dice.

También la cerveza se desarrolló en polvo

La Universidad Argentina de la Empresa (UADE) dice haber desarrollado una cerveza en polvo que conserva el mismo sabor, color y textura que la cerveza tradicional pero sin alcohol y con menos calorías. Este producto, creado el año pasado, fue obtenido al someter la cerveza líquida a un proceso de deshidratación. Según sus mentores, podría comercializarse y destacaron que frente a dos vasos de cerveza, uno con alcohol y el otro sin alcohol, una persona no lograría identificar sus diferencias.

Detallaron que podría conservarse por una década sin perder su propiedades. Entre sus ventajas destacaron que el proceso de convertirla en polvo disminuye sus calorías.

Por Javier Cusimano

Fuente: Diario Uno

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.