Domingo 22 de julio de 2018

Crece la tensión por el precio del vino y la uva en Mendoza

Cámaras y productores se muestran preocupados por la presión que ejercen las empresas sobre el valor.

Tras dos años de bajas cosechas, la vendimia 2018 superó las expectativas y elevó la cantidad de vino disponible en la provincia y el país. Según datos del INV, las proyecciones de stocks técnicos al 1 de junio de 2019 llegan a 8,6 meses en color en Mendoza y 12 meses de vinos blancos.

Según indica el reporte del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), la cantidad de vino disponible hasta la próxima liberación parece estar varios meses por encima del equilibrio, que debería ser en promedio de 4 ó 5 meses.

Cabe indicar que estos números no están desglosados en genéricos y varietales, para ello hay que esperar hasta agosto y que las bodegas terminen de presentar las DDJJ. Es así, que la alarma del sector aún no suena con fuerza, ya que dependerá de esto de cómo termina presionando el stock sobre el mercado.

Sin embargo, al desglosar por provincia el informe del INV indica que para los vinos tintos el stock de color alcanza los 3,6 meses en San Juan, mientras que en blancos se eleva a 18 meses. En este marco, a nivel país el color queda en 8 meses y los blancos 12,3 meses.

Con este panorama, y con un stock por encima del equilibrio y con una cosecha 2018 abultada, es que se mantiene tensa la relación entre la oferta y la demanda y con ello los precios tienden a disminuir.

Por lo tanto, cámaras, empresarios y productores se mantienen en alerta con respecto a precios, teniendo en cuanta que las exportaciones y el mercado interno siguen con caídas. En el mercado externo los envíos de fraccionado cayeron 5,4% en el primer semestre y en el interno las ventas bajaron 3 puntos de enero a mayo.

Tenso panorama

Finalizada la cosecha, Argentina cosechó 2.600 millones de kilos de uva, de los cuales 1.700 millones se obtuvieron en Mendoza.

Esta cantidad de uva –casi cercana a la media de la Argentina- equivale a que en el país y en la provincia hay una importante disponibilidad de vino que termina presionando fuertemente sobre el precio en el mercado de traslado.

Eduardo Córdoba, presidente de la Asociación de Viñateros de Mendoza, señaló que “cuando los excedentes superan los 4 meses de despacho, el precio cae abruptamente”.

El panorama planteado por este dirigente había sido manifestado por este diario en la edición del domingo 24 de junio, en donde no solo las cámaras se mostraban preocupadas, sino también los productores independientes, quienes indicaban que varias bodegas están renegociando las condiciones de precio y plazos, poniendo en riesgo la rentabilidad de los eslabones primarios de la cadena vitivinícola.

Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina indicó que sin ninguna duda los meses de stock son preocupantes y presionan sobre los precios. Sin embargo, considera que estos números son el reflejo de una vendimia impensada por el volumen, sobre todo luego de que el INV diera el pronóstico y estimaran que se ubicaría en 23 millones de quintales. “En ese entonces nadie se preocupó, porque consideraban que era el correcto.

Luego, los casi 26 millones de quintales terminaron de impactar y de hecho quedó reflejado en los primeros precios que aparecieron en la uva y en los contratos de vinos subsiguientes”, declaró el directivo.

A pesar de ello, Pina adelantó que aún es prematuro dar conjeturas con respecto al stock. "Hay que ver cómo se dividen los vinos genéricos y varietales, siendo que estos últimos no presionan tanto, porque se trata en gran parte de productos que están en barrica, en botella, añejando, de guarda y demás", señaló

También indicó que los 12 meses de stock en blancos se pueden reducir. “Recordemos que mucho de ese vino luego va a color para cortes. Por lo tanto, en un par de meses vamos a estar hablando de menor cantidad de vino. Sin embargo, habrá que esperar lo que sucede también con el mercado interno y externo y cómo el comportamiento luego termina impactando hacia la baja o alta del stock”, puntualizó Pina.

Sobre los precios

Frente al incremento en el volumen de cosecha y los meses de stock técnico dados por el INV es que los productores en esta vendimia están recibiendo propuestas de precios entre $ 2 y $ 4 el kilo por debajo a lo acordado a comienzo de año.

Así es que por ejemplo un productor que acordó entregar uva malbec de primera zona a $ 24 el kilo, igual que el año pasado, hoy está cerrando o renegociando contratos por ese mismo varietal a $ 22 o $ 20.

Esta situación ha puesto en jaque a más de un productor, teniendo en cuenta que los incrementos de costos y la mala rentabilidad de esta cosecha los coloca en la cuerda floja.

Juan Carlos Pina dijo que lo que pasó es la siguiente: “los productores pedían un 25% en el precio de uva dado por los incrementos. Sin embargo, las bodegas ofrecían el mismo valor que el año pasado. Lo que sucede es que en 2017 los establecimientos pagaron por encima de los incrementos por las bajas cosechas. Por ello, en esta oportunidad con un volumen importante y con stock por encima del equilibrio, era de esperar que se mantuvieran los precios, sumado a la caída en la comercialización de vinos, tanto en el mercado interno como externo”.

Mauro Sosa, gerente del Centro de Viñateros del Este, dijo que en su caso “los stock no preocupan” y de hecho consideró que “es un fantasma que agitan los grandes establecimientos para bajar el precio del vino y justificar este comportamiento”.

Sin embargo, dijo que las bodegas, ante una cosecha mayor, están bajando el precio del vino y a los productores no les queda otra en muchos casos que acceder por la necesidad de vender por las labores culturales que les tocan hacer en este momento de cara a la próxima vendimia. “Creo que el volumen es un juego de especulaciones, y con la cantidad que hay podremos satisfacer la demanda interna y externa”, apuntó.

De hecho, Sosa remarcó que en este momento lo que más preocupa a la Cámara es la inflación y los incrementos de costos. “Esto es lo que nos terminará perjudicando y afectando la operativa”, puntualizó.

Asimismo, Córdoba consideró que “es muy importante lograr consensuar una mesa con los gobiernos y las Cámaras para no llegar a la próxima vendimia sobre stockeados, considerando que este año hemos tenido un otoño benigno y una buena maduración de sarmientos que podrían provocar una cosecha 2019 muy buena, terminando de perjudicar los stock, entendiendo que el mercado interno no termina de responder y cada año se agrava más la situación”.

Fuente: Los Andes

DeVinosyVides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.