Lunes 30 de noviembre de 2015

El vino y los extraterrestres

La inventiva en el mundo del vino no tiene límites, ni para su proceso de elaboración ni para sus estrategias de venta. ¿Qué tienen que ver los extraterrestres y los meteoritos con algunos vinos de nuestros días?

Existen algunos ejemplos donde se relaciona el universo y la supuesta vida extraterrestre, con las creaciones enológicas. En esta nota vamos a tratar acerca de tres de ellos. Los dos primeros, lo hacen desde su punto de vista comercial: “El Marciano 2014” y “Le Cigare Volant 2003”. El tercero, y que, tal vez, sea el caso más emblemático en esta materia, lo hace desde su método de elaboración: “El Meteorito Cabernet Sauvignon 2010”.

“El Marciano 2014”

Es un vino español, de Castilla y León, realizado 100% con la variedad Garnacha. El enólogo Alfredo Maestro rescató viejas vides destinadas al abandono, de unos 70 años de antigüedad, utilizando los conceptos biodinámicos. El terruño se ubica a 1150 metros de altura, con un suelo granítico con afloramientos de roca madre, en una ladera orientada hacia el Sur, y sus vides plantadas con el sistema de “vaso”.

Se vinificó en tanques de acero inoxidable, con levaduras autóctonas. La clarificación fue en forma natural y se realizó un trasiego para eliminar impurezas. El vino no posee paso por barricas. Justamente el paisaje reinante en el viñedo, hace recordar el suelo marciano, que junto con la especial metodología de la biodinámia aplicada, dan la sensación de un viñedo de otro planeta. El producto final es muy frutado, expresivo y placentero.

“Le Cigare Volant 2003”

O sea “El cigarro volador”, en alusión a los supuestos objetos voladores divisados en distintas partes del mundo hace unas décadas. Este vino es de Santa Cruz, California, Estados Unidos, y lo vinifica la bodega Bonny Doon Vineyards, fundada por Randall Grahm. Es un blend de Garnacha, Syrah, Mouvedre, Carigñan y Cinsault. El vino nace como homenaje a la región vitivinícola francesa de Châteauneuf-du-Pape.

Sucede que en 1954, a raíz de la gran cantidad de supuestos avistamientos de naves voladoras y el desconcierto general, el alcalde de dicha región, decidió dictar una ley municipal donde prohibía expresamente el aterrizaje y sobrevuelo de naves conocidas como platillos voladores, amenazando con confiscar toda aquella nave que viole el decreto, y dándole pleno poder a la policía local para actuar al respecto. Es algo que se encuentra entre lo gracioso y lo fantástico. Y encima esta ley continúa vigente.

“El Meteorito Cabernet Sauvignon 2010”

Este vino proviene de la región de Peumo, Chile, y es producido por la bodega Viña Tremonte en conjunto con el Centro Astronómico Tagua-Tagua. El ideólogo en cuestión es Ian Hutcheon, un astrónomo inglés radicado en Chile, que tuvo la particular ocurrencia (acordada con la bodega) de depositar un fragmento de meteorito de un diámetro de 10 centímetros dentro de una barrica de roble de 225 litros, durante doce meses, donde se criaba un Cabernet Sauvignon.

“Este meteorito se formó en el nacimiento de nuestro Sistema Solar, y millones de años después se ubicó en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Hace aproximadamente 6000 años se desprendió de esa órbita e impactó en el desierto de Atacama, donde permaneció hasta que lo descubrimos. Actualmente, este elemento extraterrestre forma parte de la crianza del vino, al que le transmite matices evidentes y curiosos”.

“La idea nos dio a todos los que participamos del proyecto, la oportunidad de agarrar algo que llegó desde el espacio y sumergirlo en el vino durante su crianza. Esta roca extra-terrenal, que pertenece a la historia de nuestro Sistema Solar, ahora es un meteorito, ya que se las llama así una vez que se estrellan en la Tierra. Es una sensación emocionante, más aún para los que tenemos por pasión la astronomía y los buenos vinos”, termina de afirmar Ian Hutcheon en la contra-etiqueta del vino.

Según su propio creador, "en las catas a ciegas realizadas, la roca potencia sutilmente los sabores del vino, haciéndolo más fresco. De todos modos, sus propiedades están siendo investigadas por un equipo de científicos de la Universidad de San Diego". Si bien personalmente no tuve la oportunidad de probar este último vino, estimo que su principal atractivo debe radicar en el hecho de haber estado criado junto a un elemento de miles de millones de años, tan antiguo como el mismo Sistema Solar, más que a los “sutiles” atributos que el pequeño meteorito le pueda llegar a transmitir.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.