Sábado 26 de octubre de 2013

Walter Bressia hijo y los vinos para el alma

"Vinos para el alma" es uno de los slogans de la bodega fundada por su homónimo padre, un emprendimiento familiar y boutique que se destaca por realizar productos de una calidad realmente sobresaliente. Pudimos conversar con el Ingeniero Walter Bressia hijo, y nos transmitió las bases y fundamentos que llevan adelante para lograr toda una gama de vinos que realmente son para el alma. También nos contó sobre el nuevo proyecto que ya está en marcha.

La Bodega Bressia produce 80.000 botellas por año. Utiliza para sus vinos uvas provenientes exclusivamente de Agrelo y del Valle de Uco con bajos rendimientos, y cuenta también con el asesoramiento del Ingeniero Marcelo Casazza, dándole una gran importancia a la calidad en el viñedo, para obtener una materia prima excelente. Siempre se busca que cada terruño exprese en el vino lo mejor de sí, aportando características únicas.

Es por eso que, por ejemplo, en la línea de vinos Monteagrelo, si bien son varietales, se trata de blends de una misma cepa de distintas zonas, donde según nos comentaba Walter "en el caso del Malbec se combina el color de las uvas de Valle de Uco con la redondez en boca de las de Agrelo. Siempre procuramos permanentemente unir las cualidades del clima, con las del suelo, y con la edad del viñedo, para lograr resultados óptimos."

"Definimos el momento justo de cosecha recorriendo el viñedo y probando las uvas ahí mismo. Analizamos que el hollejo tenga una tonalidad negra, sea grueso, y se desprenda con facilidad, que las uvas no posean agua en exceso, sino que sean más bien concentradas, y que las semillas al morderlas se rompan como un leño, entregando un gusto más tirando a la almendra que a tallo. Cuando comienzan a darse esas condiciones, se planifica la cosecha."

Una vez en bodega, el proceso de vinificación es similar para todas las líneas de vinos de Bressia: maceraciones en frío pre-fermentativas de entre 24 y 48 horas para extraer precursores aromáticos, donde Walter nos aclaró que "se realizan con hielo seco, ya que evita que los aromas se volatilicen y se pierdan". También allí se extrae algo de color del hollejo, aunque es durante la fermentación cuando eso se logra en mayor proporción, favorecido por los cambios que se suceden en el mosto una vez iniciada la misma.

El proceso fermentativo propiamente transcurre suavemente durante 15 a 20 días a temperatura controlada de entre 25 y 28 grados, seguido luego de unos 20 días por la fermentación maloláctica, realizada en forma natural por las bacterias que la uva trajo del viñedo. Walter Bressia hijo detalla que "para determinar el fin de cada uno de los procesos y las acciones a seguir nos guiamos permanentemente por la degustación." Eso habla a las claras de la sensibilidad que vuelcan a lo largo de toda la vinificación.

Las diferentes gamas de vinos de la bodega atraviesan por periodos variables de maduración en barricas de roble francés y americano, de primer y segundo uso, yendo desde los 8 meses hasta mas de 24 meses de crianza. En todos los casos, las uvas destinadas a cada tipo de vino, los tipos de barrica, y el tiempo que permanecen en las mismas, son también determinados mediante análisis sensoriales por el equipo enológico.

Walter además nos comentó acerca del nuevo proyecto: la línea de vinos varietales llamados Sylvestra, que se diferenciarán de los que vienen elaborando hasta ahora porque son "vinos jóvenes, sin paso por madera, muy frutales e innovadores. Se trata de varietales puros que no son para guarda, sino para un consumo dentro de los dos años de haber salido al mercado, fáciles de tomar, en sintonía con lo que nos indica un amplio sector de consumidores."

Para finalizar, las geniales líneas de vinos de la Bodega Bressia, que Usted puede adquirir en casi todas las vinotecas de nuestra ciudad y del país, son las siguientes:

Monteagrelo: En las opciones Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah, y Chardonnay. Hermosos y versátiles vinos que conjugan la personalidad de cada varietal con el aporte de la barrica de roble, donde permanecieron entre 8 y 18 meses, acorde a cada variedad

Lágrima Canela: Un atractivo vino blanco que es blend de Chardonnay y Semillón del Valle de Uco, fermentado y criado en barricas nuevas de roble francés y americano durante 14 meses. Untuoso, elegante.

Profundo: Un poderoso blend tinto de Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah, con un paso de diez meses por barricas y doce meses en botella antes de salir al mercado. Balanceado, riquísimo, memorable.

Piel Negra: 100 % Pinot Noir estructurado y voluminoso con ocho meses de barrica nueva francesa. No deja de ser frutal, además de especiado y meloso.

Conjuro: Blend tinto de Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot. Dieciocho meses de barricas nuevas francesas y americanas, mas veinticuatro meses de estiba en botella. Espectacular. Sobrarían las palabras. Untuoso, pleno, equilibrado, largo, carnoso, impecable.

Última Hoja: El vino ícono de la bodega. Un blend tinto seleccionado de barricas francesas, con veinticuatro meses de crianza en ellas. No he tenido el placer de degustarlo aún, por lo tanto resumo la nota de cata que entrega la bodega. Color rojo profundo muy intenso, aromas que recuerdan a frutos rojos y negros combinados con los aportados por la madera. En boca es dulce, robusto, elegante y de prolongado final.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.