Viernes 28 de julio de 2017

Niegan la creación de un nuevo impuesto al vino

Los productores también están preocupados por la importación de vinos desde Chile. Piden más controles los precios del vino que se pagan a los viñateros.

La vitivinicultura se inquieta por diversas problemáticas que afectan los intereses económicos de bodegueros y productores. Las versiones sobre un nuevo impuesto a los vinos generaron el pasado lunes una entrevista de funcionarios nacionales con dirigentes de todos los sectores. En tanto,, la importación de vinos de Chile hizo que los productores sumaran preocupación.

Los dos años anteriores el problema fueron los excedentes vínicos que dejaron los precios por el piso, y ahora hay poco vino, se cayeron las ventas, subieron los precios. Las empresas no cierran sus números y sufren los productores.

Nuevo impuesto

El ministro de Agricultura de la Nación, Ricardo Buryale, presidió la reunión de esta semana ne la ciudad de Buenos Aires y negó las versiones sobre la creación de un nuevo impuesto al vino en el marco de una reforma tributaria que el poder central haría conocer después de las elecciones legislativas.

En ese encuentro estuvieron funcionarios de Mendoza y el gobierno de San Juan; dirigentes de la Coviar, Bodegas de Argentina, Asociación de Cooperativas Vitivinícolas, y el sector de los mostos.

Juan Rodríguez, de ACOVI, participó de esa reunión y dijo que no recibieron una negativa rotunda lo que les hace pensar que “ahora no está el impuesto, mañana no sabemos”.

Destacó que el gobierno central quiere reflotar un viejo proyecto de grabar a los alcoholes, entre ellos, el vino. Rodríguez dijo que nuevamente explicaron que el vino es un alimento y no un alcohol.

Instó a todo el sector de la vitivinicultura a que siga atentamente el desarrollo de esa reforma porque “un nuevo impuesto significaría solo pérdidas para un sector que sostiene 120.000 puestos de trabajo directos en todo el país”.

La diputada Susana Balbo, del PRO, dijo que hizo las consultas ante el ministerio de Agricultura y que allí le negaron que el gobierno nacional esté pensando un nuevo impuesto para la vitivinicultura.

Vinos chilenos

Las grandes bodegas que son formadoras de precios en el mercado nacional compraron vinos en Chile, desde enero a junio de este año, por un total de 558.000 hectólitros. Argumentaron que “los precios no dan y que bajaron los ventas en el mercado interno”.

Conmovió al mercado las etiquetas de algunos vinos tradicionales de Mendoza con la leyenda que el vino que iban a consumir era procedente del vecino país.

También sumó preocupación una información generada en Chile por los medios que hablaban que grandes bodegas estaban echando agua y vinos de mesa a los caldos para exportación.

El argumento fue rebatido desde el Instituto Nacional de Vitivinicultura. La oficina de prensa se encargó de aclarar que se ajustaron los controles con todos los vinos importados desde que traspasaron la frontera y las tareas cumplidas en las bodegas.

Más regulaciones

Nos encontramos con una vitivinicultura que pide más controles para evitar lo que pasó esta temporada. Los productores habían acordado con las bodegas los precios de la uva que entregaron pero cuando fueron a cobrar recibieron menos dinero.

No sólo pusieron el grito en el cielo sino que ahora exigen que el Gobierno provincial imponga una factura de compra donde figuren por escrito los precios acordados para que se paguen efectivamente esos valores.

Fuente: Diario El Sol

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.