Lunes 17 de julio de 2017

¿Qué es un vino “Reserva” en Argentina?

Así como muchos aspectos de la vitivinicultura están regulados por diferentes organismos (en el caso de Argentina por el I.N.V. fundamentalmente), ciertas leyendas que se colocan en las etiquetas, también lo están, como por ejemplo los términos “Reserva” y “Gran Reserva”.

¿Cuándo y por qué empezaron a usarse las barricas de roble?

Según confirma la resolución C11 del año 2011, dictada por el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, perteneciente al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, en Argentina un vino podrá ser rotulado como “Reserva, sólo en etiquetas que identifiquen vinos elaborados a partir de uvas incluidas en el anexo que forma parte de la presente resolución (ver más abajo), o resultantes del corte de dichas variedades y que estén en condiciones para la elaboración de vinos de calidad superior.

La cantidad de uva requerida para la elaboración de cada cien litros de vino deberá ser de por lo menos ciento treinta y cinco kilogramos. Los vinos Reserva Tintos tendrán una crianza durante un período mínimo de doce meses a partir de que se encuentren enológicamente estables, en tanto que para los blancos y Rosados este lapso de tiempo no podrá ser inferior a los seis meses.”

Por otra parte, esta resolución afirma que en los vinos “Gran Reserva, además de los requisitos exigidos para la materia prima en la mención Reserva, para su elaboración deberán emplearse por lo menos ciento cuarenta kilogramos de uva para cada cien litros de vino. Los vinos Gran Reserva Tintos tendrán una crianza durante un período mínimo de veinticuatro meses a partir de que se encuentren enológicamente estables.

En el caso de los vinos Blancos y Rosados el tiempo mínimo de crianza no podrá ser inferior a los doce meses. Cuando se trate de cortes de vinos de diferentes años de elaboración, todos sus componentes deberán haber respetado los tiempos mínimos de crianza establecidos precedentemente. Los vinos identificados con las expresiones mencionadas deberán respetar la graduación alcohólica mínima para la liberación al consumo correspondiente al año de su elaboración.”

En lo concerniente al anexo de la resolución, el mismo indica el listado de variedades de uva autorizadas para elaborar vinos Reserva y Gran Reserva, las cuáles son:

Tintas: Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Carmenere, Syrah, Pinot Noir, Petit Verdot, Pinot Meunier, Tannat, Lambrusco Maestri, Barbera, Sangiovese, Bonarda, Tempranillo y Carignan.

Rosadas: Pinot Gris, Canari y Gewrztraminer.

Blancas: Chardonnay, Chenin, Torrontés, Verdello, Sauvignon Blanc, Semillón, Sauvignonasse, Riesling, Viognier, Moscato Bianco, Pinot Blanco, Prosecco y Petit Manseng.

Con posterioridad, el I.N.V. autorizó a este listado el ingreso de la variedad blanca Albariño.

En los clásicos países productores de vino del Viejo Mundo, estas leyes suelen ser mucho más estrictas, abarcativas y demarcatorias, regulando un amplio rango de características, que a la vez se ven más restringidas aún por las Denominaciones de Origen Controlado. Todo esto, siempre con la intención de garantizar la mayor calidad y continuidad posibles en un mismo producto., cosa que, como en todo, muchas veces se logra, y algunas otras no.

Además de lo enmarcado hasta aquí, existen muchos otros términos usados como mecanismos de marketing o como un diferencial, como por ejemplo "Gran Corte", "Reserva del Enólogo", "Selección Especial", "Partida Limitada" (todos los vinos son partida limitada, llega un momento que la cosecha se acaba), "Botella Numerada", "Single Vineyard", etc. Pensar que estas clasificaciones que se colocan en las botellas garantizan calidad o superioridad, es un error de base.

Como hemos explicado en numerosas columnas, dicha calidad no depende de una palabra o frase, por más que esté enmarcada por una ley. Existen vinos con dos meses de paso por barrica, así como existen vinos con veinticuatro meses de barrica, tan buenos unos como los otros, dentro de su segmento. En vitivinicultura no hay uno o dos factores que garanticen la calidad, sino la sumatoria de una enorme cantidad de ellos, además de la experiencia lograda con el tiempo.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.