Lunes 23 de mayo de 2016

¿Qué son las prácticas biodinámicas?

La biodinamia está cada vez más insertada en la vitivinicultura, y con resultados que se superan año a año. En esta nota, haremos un repaso por algunas de las principales prácticas agrícolas de este particular modo de elaborar vinos, que es todo un estilo de vida.

¿Cómo son los vinos orgánicos y los vinos biodinámicos?

Preparado 500: A principios del otoño se llenan cuernos de vacas que hayan tenido varios partos, con estiércol sin paja, se entierran a unos 40 centímetros, y se desentierran en la primavera. Como los cuernos de las vacas tienen la capacidad de retener las energías, las que se produzcan en el proceso de fermentación dentro de los cuernos estarán reforzando al estiércol. El crecimiento de las plantas representa el proceso de respiración de la tierra: en primavera la tierra expira, en otoño aspira, por lo tanto en invierno la tierra está capacitada para recibir nuevas energías del cosmos.

Una vez desenterrado el preparado, se diluye y se rocía en el viñedo. Entre sus efectos de encuentra una mejora en la actividad radicular de las plantas, favorece la actividad microbiana y la formación de nuevo humus, mejora la absorción y la retención de agua del suelo, regula el pH de la tierra, estimula la germinación de las semillas, y previene futuros problemas por enfermedades. Es un humus riquísimo en nutrientes y flora bacteriana.

Preparado 501: En la primavera, se llenan cuernos como los del preparado anterior, pero con óxido de silicio, cuarzo o cuarcita molidos. Se completan con agua de lluvia y se entierran hasta el otoño. Una vez desenterrados, se diluye el contenido y se rocía en el viñedo. En este caso, se fomenta el desarrollo de los vegetales, eleva las defensas, mejora el sabor y conservación de las plantas, y estimula la maduración de los frutos.

Preparado 503: Está dentro de los preparados para el compost, y en este caso la materia prima es la manzanilla. Se deben elegir las manzanillas de flor más pequeña, dejarlas secar a la sombra, humedecerlas con una infusión de la misma plata y colocarlas dentro de un intestino delgado de vaca. Luego se entierran y permanecen enterradas todo el invierno. El resultado una vez mezclado en el compost, activa los procesos del nitrógeno, previene infecciones bacterianas y fúngicas, y es estructurante de la tierra.

Preparado 505: Otro particular preparado para el compost. Se recoge la corteza de un roble de más de 30 años, se tritura al tamaño de un grano de arroz, y se introduce en el cráneo de una vaca, cerdo u oveja, sellándolo con arcilla. Se entierra en lodo a principios de otoño y se desentierra en la primavera. Este preparado aporta óxido de calcio y ácido tánico al compost, además de impedir el crecimiento fúngico.

El calendario biodinámico, donde se registran las fases de la luna, la posición de los planetas y las constelaciones zodiacales donde se encuentra la luna, marcan la actividad tanto en la viña como en la bodega. Así, por ejemplo, se dice que los días de luna descendente son los más propicios para podar, ya que los jugos de las plantas se concentran en sus raíces. En cambio, los días de luna ascendente son recomendados para injertar y cosechar.

Sobre los ritmos lunares, se marcan los apogeos (luna más lejana) y perigeos (luna más cercana), siendo éstos últimos no aptos para el trabajo agrícola por ser más proclives al ataque de plagas y distintas enfermedades. En el caso de la ubicación de la luna ante una constelación del zodíaco, según el calendario de ciclos lunares de los vinos biodinámicos, existen cuatro tipos de días diferentes, que se enmarcan de la siguiente manera.

Día Fruto: Cuando la luna se encuentra en una constelación del elemento fuego (Aries, Leo y Sagitario), la actividad de las plantas se polariza, sobre todo, en la elaboración de frutos. El vino potencia sus matices frutales y los que se derivan de una elaboración cuidada para la perfecta adaptación de la variedad terroir.

Día Raíz: Cuando la luna se encuentra ante una constelación del elemento tierra (Tauro, Virgo y Capricornio), la planta privilegia las raíces y en los vinos se subrayan los matices tánicos y el carácter singular de la variedad adaptada a un suelo específico (“carácter mineral”).

Día Flor: Cuando la luna se encuentra ante una constelación del elemento aire (Géminis, Libra y Acuario), son las flores de las plantas las que toman el relevo de la actividad prioritaria y los matices más florales del vino se expresan con intensidad.

Día Hoja: Cuando la luna se encuentra ante una constelación del elemento agua (Cáncer, Escorpio y Piscis) la actividad de la planta favorece las hojas, potenciando los aromas vegetales, que pueden ser de interés en blancos de carácter herbáceo, pero que no favorecen la cata de tintos.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.