Lunes 15 de febrero de 2016

¿Qué significa si en la etiqueta del vino dice…?

En varias oportunidades, como consumidores, se nos plantean dudas acerca del significado de algunas de las inscripciones que leemos en las etiquetas de los vinos. En esta nota, intentaremos quitar el velo de interrogantes que las cubre.

Varietal: Se refiere a la/s variedade/s de uva que componen un vino, como ser Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Riesling, Chardonnay, etc. En lo que respecta al mercado argentino, la aclaración que cabría hacer en este caso, es que un vino Malbec no es necesariamente mejor que otro de un varietal diferente. Como remarcamos en muchas ocasiones, la uva Malbec encontró en tierras argentinas su terruño ideal en el mundo, pero eso no implica que los mejores vinos locales sean los hechos con esa uva.

En Argentina se hacen excelentes Cabernet Sauvignon, excelentes Bonarda, excelentes Chardonnay y excelentes vinos de corte (compuestos por varias uvas)…del mismo modo que se hacen excelentes Malbec. Por eso, una vez más, lo ideal es probar distintos vinos, no encasillarse, ya que en la variedad está el gusto. Juzgar a un vino por el varietal antes de probarlo, es como juzgarlo por el dibujo y los colores de la etiqueta.

Reserva: Literalmente, y según lo reglamentado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura en 2008, "Reserva sólo podrá emplearse en etiquetas de vinos elaborados a partir de una lista fijada por el organismo (por ejemplo Malbec, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, etc.) o por el corte de dichas variedades que estén en condiciones para la elaboración de vinos de calidad. La cantidad de uva requerida para la elaboración de cada 100 litros de vino deberá ser de por lo menos 135 Kg. de uva. Los vinos Reserva Tintos tendrán una crianza durante un período mínimo de 12 meses a partir de que se encuentren enológicamente estables, en tanto para los Blancos y Rosados ese lapso no podrá ser inferior a los seis meses."

Roble: Con el precio exorbitante que tienen las barricas, si un vino fue criado en ellas, la bodega lo hará saber explícitamente en la etiqueta. Ahora bien, hay alternativas enológicas para “simular” los aportes de la madera, como ser insertar duelas o chips de roble en los tanques de acero inoxidable. En esos casos, muy posiblemente la etiqueta hable sólo de “Roble”, “Sutil contacto con la madera”, o términos similares. Estos vinos, son más económicos que los Reserva.

Dulce natural: Los vinos dulces naturales son aquellos en los cuales la fermentación se corta por medio de un cambio de temperatura, generalmente hacia abajo (menor a 10 grados), lo cual paraliza a las levaduras y su actividad, dejando el remanente de azúcar sin fermentar en el momento que el enólogo lo disponga. Luego se matan las levaduras con un agregado de anhídrido sulfuroso y se realiza una filtración para eliminarlas. Es "natural" porque no se agrega alcohol ni se endulza artificialmente.

Sin filtrar: El filtrado es uno de los procesos de acabado en la vinificación. Se utiliza, como en toda filtración, para eliminar sustancias o partículas indeseables en el vino terminado. El problema que acarrea, es que junto con lo que se desea quitar, también se van elementos interesantes y cualitativos del producto. Cuando los vinos tienen un tiempo prolongado en barricas o tanques, esta operación puede pasarse por alto, ya que las partículas caen al fondo en una floculación natural.

Por lo tanto el “sin filtrar”, implica dos cosas: primero, que el vino estuvo un tiempo muy prolongado criándose en los depósitos, y segundo, que no sufrió el proceso de filtrado. Ambas cosas, incrementan su valor y calidad. Ahora bien, para el común de los mortales, es muy difícil (como mínimo) afirmar al degustar un vino, si éste pasó por el proceso de filtración, o si sus sedimentos decantaron en forma natural.

Ideal para acompañar…: En la mayoría de las botellas de vino, el productor pretende brindar una guía o un consejo acerca de los “posibles maridajes” de esa bebida con determinadas comidas. Es lo más común leer en el caso de los tintos “carnes rojas”, “quesos” o “pastas”. Esto debe ser aceptado meramente como una orientación, ya que el noventa por ciento de las botellas dice lo mismo, con lo cuál sería imposible acompañar otro tipo de comidas con vino.

De hecho, al asunto de los maridajes es algo que debe ser tomado con pinzas, ya que no se trata de un tema objetivo, sino totalmente subjetivo, dependiente de la persona que lo experimente, y que no se rige por ninguna regla demostrable. Al respecto de este punto, adjuntamos el link a una columna anterior, donde ya lo tratamos en profundidad: “Comidas para acompañar con cualquier vino, y otras imposibles de combinar”.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.