Sábado 14 de diciembre de 2013

La historia de la luna de miel y porqué motivo el vino llegó a América

Dos nuevas y particulares historias ligadas con el mundo del vino, que nos llevarán una vez más a conocer el curioso origen de algunas de las tradiciones más arraigadas de nuestros tiempos y su relación, de uno u otro modo, con la viticultura. En esta oportunidad: ¿Cuál es el origen de la "luna de miel" y por qué se llama así? y ¿Por qué motivo el vino y las vides llegaron a América abordo de las embarcaciones de Colón?

¿Cuál es el origen de la "luna de miel" y por qué se llama así?

La relación del ser humano con las bebidas alcohólicas es imposible de precisar en un punto de la línea de tiempo, ya que muy probablemente se remonte a cuando el hombre primitivo recolectaba frutos, y al almacenarlos se echaban a perder, fermentaban, y producían jugos alcohólicos. Pero lo que sí se sabe, es que el primer líquido alcohólico consumido en forma cotidiana por la humanidad es la llamada "hidromiel", o también conocida como "la cerveza vikinga".

Esta primitiva bebida se obtenía con la mezcla de miel de abeja y agua, en proporciones aproximadas de medio kilo de miel por cada litro de agua. Simplemente se dejaba reposar, y en el lapso de una semana (gracias al trabajo de las levaduras) se obtenía un brebaje que rondaba los 13 grados de graduación alcohólica, como un vino actual. Esta predecesora de la cerveza y el vino, fue hallada en escritos, dibujos y pinturas antiquísimas, desde la prehistoria.

Era consumida en la antigua Grecia, en Roma, en la América pre-Colón, en África, en Europa central, en los países nórdicos, y en Asia: por todo el mundo, cada cultura con sus "agregados" particulares, pero la base era idéntica. Especialmente en los países nórdicos, se le daba una relevancia muy importante a la hidromiel, al punto que antes de salir a surcar los mares, los vikingos lanzaban unos chorros de la bebida al mar para augurar una exitosa travesía.

Este preparación formaba parte de su dieta tanto a diario, como antes y después de las batallas, y fundamentalmente luego de los enlaces matrimoniales. Veamos: lo que más le interesaba al pueblo vikingo era procrear varones, ya que era necesario para la guerra contar con un ejército numeroso. Cuando un hombre y una mujer contraían matrimonio, se les regalaban grandes cantidades de hidromiel.

La idea era que consumiesen lo máximo posible de ese líquido durante el primer mes (o la primera lunación) posterior al enlace, ya que ellos estaban plenamente seguros que esto aumentaría su fertilidad y favorecería que el sexo del recién nacido fuese masculino. Ese fue el remoto origen de la tradición de lo que hoy conocemos como "luna de miel". En cuanto a la hidromiel, cayó en desuso cuando la vid se esparció por Europa y se hizo masivo el consumo de vino, aunque hoy en día aún existen productores artesanales de dicha bebida.

¿Por qué motivo el vino y las vides llegaron a América a bordo de las embarcaciones de Colón?

Es verdad que la vid existía en América como planta nativa desde mucho tiempo antes que Colón llegase al continente. Pero también es verdad que ese género de vides, la "vitis riparia" o "vid americana", como se la conoce hoy en día, no era la más apropiada para dar vinos. De hecho, en nuestros tiempos se la utiliza mayormente como porta-injerto de la "vitis vinífera", para evitar enfermedades a las cuales la "riparia" es inmune.

Por lo tanto, el tipo de uva capaz de producir vinos, llegó desde Europa en las carabelas, y por motivos de salud de los tripulantes. Colón trajo barriles de vino, uvas en forma de pasa, y vides en unas especies de "macetas" de la época. Lo que sucedía era que cuando las tripulaciones llevaban ya unos meses en el océano, entre otros males, comenzaban a sufrir una enfermedad llamada escorbuto, la cual tiene unos síntomas horribles que realmente ni vale la pena describir, y que en los casos extremos (muchos) llevaba a la muerte.

Si bien recién en 1747 el médico escocés James Lind logró determinar con exactitud cuáles eran las causas de la enfermedad, por los tiempos de Colón ya se tenía una idea de lo importante de consumir frutas y vinos durante las excursiones por alta mar. Además de ser imprescindibles para la celebración de la misa, aportaban las cantidades necesarias de ácido ascórbico, o más conocido como vitamina C, fundamental para la vida.

Tanto es así, que la falta de este compuesto en el organismo era el responsable del escorbuto, ya que la vitamina C es indispensable en la síntesis de colágeno en el hombre. Las uvas, las hortalizas y obviamente los cítricos, poseen las cantidades de vitamina C requeridas para la subsistencia. Y también el vino, aunque en proporciones menores, contiene este mismo compuesto. Con el correr de las muertes y las experiencias, los marineros fueron comprendiendo la importancia de trasladar vides en los barcos, además de utilizarlas como intercambio cultural, para hacer vino, para celebrar misa, para expandir el cultivo, y para el mero hecho de alimentarse.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier - Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

De vinos y vides :: Portal especializado en el mundo del vino. Vitivinicultura, enología, bodegas, noticias y material especial.

Copyright 2014 - www.devinosyvides.com.ar - Todos los derechos reservados.